Hugo Padeletti, un artista multipremiado como pintor y escritor

Muchos desconocen la obra de Hugo Padeletti y justo ahora que halló su muerte, encuentran un motivo para conocerla. Si es así no se notará su ausencia.
Ver galería padeletti escribiendo
1 / 2 - padeletti escribiendo

"La vida que perece entra en la alquimia ofrecida al hueso que entonces dura en la otra ola: “eres médula viva, / que produce / su alquimia desde el hueso”. La frase extraida del prólogo de Jorge Monteleone a Osaturas, la obra de Hugo Padeletti  parece contener en sí misma una verdad oculta, esa que nadie quiere reconocer y es la que se sabe que desde los huesos no somos más que médula viva una vez que partimos. Y es tal vez el  caso de Hugo Padeletti quien nos dejó en cuerpo físico pero también nos dejó su alma en sus poesías y en sus obras pictóricas.

Había nacido en la localidad de Alcorta en la Pcia de Santa Fe, el 15 de enero de 1928. Los años vividos en ese ambiente rural impregnaron luego sus poemas, atentos al transcurso de las estaciones del año, la naturaleza y la pasión delicada aunque firme de lo real. Es poeta y artista plástico. Ha realizado numerosas exposiciones de sus obras en diversos ámbitos del país.

padeletti_guirnaldas para mi luto

Becado por la Dirección de Cultura de Santa Fe viajó a Europa para estudiar la obra de Klee en Berna y luego a la India, donde residió en Ashrams de los Himalayas. En la década del ‘90 publicó Parlamentos del Viento, Apuntamientos en el Ashram y La atención, que compila su obra anterior y parte de su obra plástica. Sus ensayos sobre plástica y poesía aparecieron en Textos ocasionales y en catálogos de muestras de sus trabajos plásticos. En 2005 recibió la Beca Guggenheim. Recibió el Premio de Poesía del Fondo Nacional de las Artes (PK) en 2003 por Canción de viejo. Por Poemas, libro publicado en 1980, recibió el Premio Boris Vian.

Es autor de los libros "Poemas", "12 poemas", "Parlamentos del viento", "Apuntamientos en el Ashram" y "Canción de viejo". Publicó también los ensayos "Arte y poesía en Heidegger" y "Textos ocasionales sobre plástica y poesía". Recibió el Premio Boris Vian (1989), el Premio Mayor del Fondo Nacional de las Artes (2003), el Konex de Platino (2004) otorgado por la Fundación Kónex y la Beca Guggenheim (2005).

padeletti_luto sagrado pintura

Poesías:
No hacen falta discursos
las palabras
aisladas
son acopio. Plegadas,
desafían
la atención.
Cuando digo
“la hebra”
El mundo se devana.

Las palabras-semillas desarrollan
raíces, se despliegan
en árbol y florecen
de pie.
Vale la pena
contemplarlas.

Hay otras,
como gotas, que se alargan
en hilo, se convierten
en río y se confunden
con el mar.
Eran dulces
y son amargas.

Las que forman
cristales
te incluyen.
Lo que entra
ya no puede salir.

No queda nada
fuera.
Las herméticas
incuban lo que sientes.
No confirman
ni desmienten:
que sea
lo que es.

Las palabras se unen
de a dos, de a tres.
Y forman las guirnaldas
del tiempo.
Cuando acaban,
el tiempo se repliega
de nuevo.

¿Cuántas veces
atestiguan en contra?
No diríamos
“diversión”, “pasatiempo”,
ni en otro orden “éxtasis”, “transporte”,
si no fuera deseable
perderse:
cuando pienso
“nirvana”,
palabras y palabras y palabras
se anulan,
se desdicen,
y se abren
las trampas.
Este buda
te saluda.

de El andariego (poemas 1944-1980).

YA NO VOY A OCUPARME

de la flor del ciruelo,
de la lluvia que cae en el jardín,
de las hojas de jade que palpitan
en el agua de jade.

Me quedo con la impávida ventura
de la taza de té,
con la fresca humedad
de la camelia dibujada.

Ayer es un ciruelo lancinante,
una lluvia que cala el corazón,
un deslumbramiento de jade
que fluye, irreparable,
por el río de jade.

Me vuelvo hacia las formas impasibles
de las flores antiguas del papel,
al amor temperado del laúd,
a la rama de incienso de los clásicos.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html