Virginia Woolf una feminista en un mundo de hombres

En el 136º aniversario de su nacimiento resaltamos la figura destacada del modernismo literario del siglo XX que fue pionera del feminismo y que tuvo como vida, la escritura.
Ver galería VIRGINIA WOLF
1 / 3 - VIRGINIA WOLF

Virginia Woolf está considerada una de las figuras literarias más importantes del siglo XX. Esta escritora británica, nacida en Londres en 1882 con el nombre Adeline Virginia Stephen, también es una de las voces más influyentes del feminismo moderno gracias a sus textos.

Si una frase identifica bien quién fue la figura de Virginia Woolf, es la que la escritora plasmó en 1929 en el ensayo Una habitación propia, donde sentenció que “una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción”. Un texto que, a lo largo de los años, se ha convertido en uno de los más citados del movimiento feminista, pues expone las dificultades de las mujeres para consagrarse a la escritura en un mundo dominado por los hombres.

Orgullosa siempre de haber sido autodidacta, la vida de Virginia Woolf se puede resumir en una de sus obras: Fin de viaje. Escrito 26 años antes de morir, tardó ocho en publicarlo pero puede definirse como el libro sobre la vida de su vida. En él, la reconocida autora británica, refleja sus preocupaciones, las propias y las del momento social que le tocó vivir a principios del siglo XX, sus pasiones, sus desvelos y hasta guarda similitudes con ella en el final prematuro de la protagonista de la obra, que también resultó premonitorio con una carta con palabras similares de despedida.

VIRGINIA WOLF4

VIRGINIA WOLF

 

La pluma se convirtió en su única vía de escape, hasta el punto de llegar a personificarse en sus ficciones, un hilo al que se aferraba para conservar su identidad. Un ejemplo se aprecia en su novela Fin de viaje, en el que la protagonista se mata por la imposibilidad de obtener un auténtico intercambio emocional y físico con su marido. Algo totalmente cierto, pues en la biografía de su marido se reconoce que éste padecía un trauma sexual. Estas líneas que coincidieron con una grave crisis de la autora en la que intentó suicidarse por primera vez.

La pluma se convirtió en su única vía de escape, hasta el punto de llegar a personificarse en sus ficciones, un hilo al que se aferraba para conservar su identidad. Virginia Woolf continúa siendo una de las escritoras más influyentes de la literatura, la autora que más revolucionó la narrativa en el siglo XX y quien más defendió los derechos de las mujeres a través de sus textos.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html