“Hacer de tripas, corazón”

Al hablar hacemos propias frases que quizás no sepamos el origen... se lo contamos.
TRIPAS CORAZON
TRIPAS CORAZON

En los inicios de la medicina el padre de ella, o sea Hipócrates consideraba al corazón como el órgano que entregaba calor humano y el centro de la inteligencia. Para otras civilizaciones como la Hindú o la egipcia era considerado como el símbolo del amor más elevado.

Este concepto tan prestigioso del órgano lo elevó por encima de los demás y hasta los poetas en los cantares antigüos le rezaban y pedían por la falta de su sufrir.

Las tripas en cambio no tuvieron esa suerte. Al tratarse de una parte baja del cuerpo y considerando el tráfico dentro de ellas les fueron cayendo las culpas de los miedos, el nerviosismo, o la incapacidad de hacer algo, aflojando al resto del cuerpo.

De esta forma, mientras al corazón valiente se lo puede enamorar y hasta creer que las decisiones bien tomadas dependen de él; las flojeras, las descomposturas y los calambres intenstinales son producto de las debilidades que provocadas por distintas situaciones salen a la luz por culpa de las tripas.

La descripción de estos órganos sirven entonces para determinar que “hacer de tripas ,corazón”, significa sobreponerse a las flojeras y a los malestares para, siendo valiente, ponerle el pecho a cualquier situación complicada.

La frase es muy antigua, tanto como lo es anónima y sin poder establecer un antecedente concreto. Pero lo cierto es que el descredito de las tripas no podrá ser nunca reemplazado por otro órgano como el hígado, el pancreas o la prostata si hablásemos de hombres, ya que estos ni siguiera tienen una imagen, ni buena ni mala, y si la tuvieran habría que hacer de tripas corazón para bancarse el cambio.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html