Los Awas: la tribu más amenazada del mundo

Humanidades Por
El desmonte de bosques con tala indiscriminada y sin controles, que se realizan en las tierras de los Awás, junto a los asesinatos sin juzgamiento que sufren por defender su territorio los está poniendo en peligro de desaparecer de la faz del planeta.
Ver galería awas3
1 / 3 - awas3

Hay muchos ciudadanos brasileños que quieren salvar a los awás, una comunidad de indígenas que viven en plena selva. Pero existe una minoría poderosamente económica que sólo brega por el desarrollo de sus propios intereses. Y lamentablemente éstos últimos están ganando la batalla.

“Tenemos que ayudarles a mostrar a las autoridades que esto es un movimiento internacional que no desaparecerá hasta que todos los invasores hayan sido debidamente expulsados del territorio awá y se haya evitado la extinción de los indígenas. Si es necesario, mantendremos la campaña activa durante años.” declaró el Director de Survival Internacional, una organización que colabora con campañas en pro de la preservación de los pueblos indígenas.

Y es que sin ésta ayuda los Awas ya no existirían. Brasil es el país más poderoso de Sudamérica y una potencia económica emergente, como la India o China. Es el anfitrión del próximo Mundial de fútbol y de los Juegos Olímpicos. Sólo su Gobierno puede salvar a los brasileños originarios, los indígenas que están gravemente amenazados por las empresas madereras que están destruyendo la selva, talando indiscriminadamente y asesinando a los pocos integrantes de las tríbus que las habitan. En los últimos meses, el ejército brasileño ha llegado a la zona para detener la tala ilegal alrededor de la tierra de los awás. Según informaciones de Survival International, el ejército de Brasil ha desplegado una gran operación contra la tala ilegal alrededor del territorio de los awás, la tribu más amenazada de la Tierra.

Cientos de soldados, oficiales de policía y agentes especiales del Ministerio de Medioambiente han penetrado la zona con tanques, helicópteros y cerca de un centenar de vehículos para detener la deforestación ilegal que ya ha destruido más del 30% de uno de los territorios de los indígenas awás. Al menos ocho aserraderos han sido clausurados y varias maquinarias han sido confiscadas y destruidas desde que la operación empezara a finales de junio de 2013.

La operación se produce en un momento crítico para los awás, una de las últimas tribus nómadas de cazadores-recolectores que aún habita la Amazonia brasileña. Los awás se encuentran en peligro de extinción si la destrucción de su selva no cesa de manera inmediata.

Sin embargo, aunque la operación dificulta que los madereros entren en territorio awá y retiren la madera más valiosa, las fuerzas involucradas no han accedido a la tierra de la tribu como tal, donde la tala alcanza niveles alarmantes.

Amiri awá declaró a Survival: “Los invasores deben ser forzados a dejar nuestra selva. No queremos que nuestra selva desaparezca. Los madereros ya han destruido mucha zonas”. 

Decenas de miles de personas en todo el mundo, incluidas muchas personalidades, se han unido a la campaña internacional de Survival que pide al Gobierno brasileño enviar a las autoridades a territorio awá para expulsar a los invasores ilegales, detener la destrucción de su selva, perseguir a los madereros ilegales y evitar que vuelvan a acceder a la zona.

El director de Survival, Stephen Corry, mencionó que “Brasil ha adoptado un primer paso prometedor hacia la protección de la tribu más amenazada de la Tierra y esto es posible gracias a las miles de personas que han apoyado a los awás a escala global. Esto prueba que la opinión pública puede generar cambios. Sin embargo, todavía no se ha ganado la batalla: las autoridades no deben parar hasta que todos los invasores ilegales se hayan ido.”

La desconfianza de los Awas que ve al ejército complice de los aserraderos, se basa en que el gran operativo militar se produce cuando comienzan las épocas de lluvia, mientras que en épocas aprovechables de tala nunca han ido a detener a los destructores de su tierra. El líder de los Awás manifestó que su desconfianza es porque ellos creen que finalizada la época de torrenciales lluvias el ejercito ya no estará y nuevamente serán objeto de asesinatos indiscriminados que nadie ve ni juzga.

El hombre “civilizado” llega en busca del desarrollo, y en pro de éste y para aumentar el confort de las ciudades destruye a los pueblos originarios que respetan su tierra porque es su vida.

Ojalá que “el progreso” se detenga y en el futuro podamos decir que la comunidad Awás tiene cada vez más integrantes.

Fuente: SURVIVAL.ORG

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html