Arte en el recuerdo, la beca Guggenheim

La beca Guggenheim es una de los reconocimientos internacionales más importantes dentro del arte. En la década del 70 Federico Peralta Ramos la ganó y la convirtió artísticamente en una cena para sus amigos.
Ver galería peralta ramos huevo
1 / 2 - peralta ramos huevo

Allá por el año 1970, el por entonces reconocido artista plástico Federico Peralta Ramos, ganaba un reconocimiento internacional: La beca de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation para desarrollar su proyecto artístico.

Esto quizás no hubiese sido noticia si tuviesemos en cuenta el talento de Federico, ya que por merito propio la tenía bien merecida, pero lo que fue noticia es el hecho de que el premio ganado fue gastado en una cena con amigos.
Ante el reclamo de la Fundación para que rindiera cuenta de cual había sido el destino de los fondos, que se entregaban a efectos de un desarrollo artístisco, el artista contestó con una carta que decía:
“En cuanto recibí el aporte de la beca y anticipandome a lo que es hoy un movimiento internacional, consistente en un señalamiento artístico real, invité a un grupo de amigos (25) a una comida en el Alvear Palace Hotel, invitándolos a bailar después a la Boite África. Costo u$s 300.
Una de las razones que me impulsaron a tal manifestación es que “la vida es una obra de arte”, por lo que en vez de “pintar” una comida, di una comida. Mi filosofía consiste en la frase: “siendo en el mundo” Creo que la aventura del artista es el desarrollo de su personalidad, para obtener la “constitución” del yo. En una palabra: vivir.”

Si bien la carta sigue detallando el destino del resto del dinero (trajes y financieras) lo destacable es el mensaje que el artista desplega para conceptualizar lo que el resto de los simples humanos llamamos reunión de amigos y él una manifestación artística. ¡Maravilloso!

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html