Con la visual del papel y las ventajas tecnológicas, avanza la e-ink

El avance tecnólogico no para y la literatura está mutando de soporte. La tinta electrónica acerca la tecnología a la sensación del papel.
Ver galería ereader2_opt
1 / 2 - ereader2_opt

Si Gutemberg estuviese vivo quizás moriría nuevamente de asombro al ver que su invento para imprimir papel está dejándole el terreno de los libros a la tinta electrónica.

Parece que fue ayer cuando en 2002 salieron a la venta los primeros lectores de tinta electrónica (que se venían investigando desde 1997), con toda la expectativa que levantaron a su alrededor. Para ubicar al lector que desconoce el significado de “tinta electrónica”, explicaré brevemente que es:

La tecnología de tinta electrónica intenta solucionar algunos problemas de las pantallas de cristal líquido como son el gran tamaño, la poca maniobrabilidad y el reducido rango de visión. Esta nueva técnica consigue reducir el consumo ya que no necesita retroiluminación y una gran movilidad al ser de 3 mm de grosor y sobretodo flexibles. Las pantallas que, están formadas por tres capas, una con microtransmisores eléctricos, polímeros y lámina protectora, permiten que sean estimuladas electromagnéticamente. permitiendo que cada cápsula muestre su cara blanca o negra, de manera que en la pantalla se representa un texto o gráfico.

Pero volviendo al tema en cuestión, si bien la resolución de los primeros modelos no era muy buena y la frecuencia de paso de página dejaba bastante que desear, en muy poco tiempo se encontraron soluciones a los problemas y limitaciones más básicas y las ventajas comenzaron a hacerse visibles. De esta forma, de esos primeros modelos, quizás demasiado pesados y voluminosos, hemos pasado a unos e-readers estilizados y con una resolución de pantalla mucho mayor. Sin embargo, pese al rápido desarrollo inicial, parece que nos hemos topado con un techo, un punto estático del que tal vez pasen unos años sin modificaciones.

Los últimos modelos de lectores electrónicos son prácticamente iguales. Resolución, batería, wifi, pantalla táctil…, si analizamos cuál ha sido el último salto de diseño nos encontramos que es una luz integrada para lectura nocturna. Pero en sí, el e-reader, hoy por hoy, no parece en la lista de «cosas a mejorar» por parte de las grandes empresas tecnológicas.

Tal vez sea demasiado exigente con los modelos actuales y ustedes se pregunten qué pretendo mejorar, si la única función del e-reader es mostrar los ebooks, y esa función se cumple. ¿qué más haría falta? Pues bien, la tecnología de pantalla todavía no ofrece dos cosas fundamentales: un buen contraste y una resolución óptima de la tipografía en color.

Si miramos un poco al futuro de las pantallas y a la comparación entre tablets y e-readers que nos vendían hace un par años, la verdad es que a nivel comercial no se ha avanzado nada. en estos últimos años.

Teniendo en cuenta que las tablets forman un mercado que se renueva a gran velocidad y que los e-readers se compran con la idea de que van a durar por siempre, es lógico que los fabricantes inviertan más en el mercado que les dejará beneficios rápidos y por eso son las tabletas las que avanzan cada día más en el camino de la tecnología y no los lectores que se han quedado un lustro sin modificaciones.

El consumo cultural de la gente ha cambiado y eso es innegable, el ávido lector que antes sólo llevaba un libro en sus manos, hoy quiere tener acceso a internet y varios ejemplares de sus libros preferidos a mano. Esto quizás lo logre con un tableta, menospreciando el valor de la tinta electrónica que obtendrá con un e-reader, pero que han dejado de lado la navegación por su limitación de tinta electrónica en escala de grises.

Lo cierto es que de todas formas, aún con el avance tecnológico de las tabletas por sobre los e-readers, éstos ya forman el 3% del mercado argentino y sigue en crecimiento. La gente que decide reemplazar sus ejemplares de papel para pasarse a portar un e-reader es cada vez mayor, porque si bien tiene desventajas sobre las tabletas, todavía tiene muchas ventajas sobre los ejemplares de papel... ¿qué que ventajas tiene?... ya le cuento:

Con un e-reader se pueden portar cientos de libros en menos de 200 gramos, la tinta electrónica puede leerse a pleno rayo de sol como una hoja de papel, los libros electrónicos pueden ser anotados, subrayados, resaltados, señalados como si fuesen los de papel, con la ventaja de que pueden borrarse todas las marcas. Algunos e-readers tienen tanta visualización lograda que las páginas pasan doblándose como si fuesen de papel real..., es decir, quizá le falte desarrollo en resoluciónes en color, y olor a tinta, (para los más románticos del papel) pero lo indiscutible es que a pesar de que en los últimos cinco años no avanzaron tecnológicamente los e-reader siguen ganando terreno por sobre los ejemplares de papel.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html