¿Sabemos lo que queremos cuando queremos amor?

Humanidades Por
Para el amor estable es necesario estar preparados.
Ver galería amor2
1 / 2 - amor2

Es natural que a las personas que están solos, sin pareja, se les agrande el valor de las pequeñas cosas que pueden vivir las parejas: las charlas, las caminatas, la vida cotidiana compartida. Pero a muchas de ellas, nuestra sociedad les tiene preparada una trampa paradojal: Es que cuando comienzan a estar en compañía de una pareja, desvalorizan aquellas cosas (al fin y al cabo, son pequeñas cosas) para sumergirse en la juguetería imaginaria de la sociedad de consumo, repleta de imágenes de parejas perfectas con ojos cargados de supuestas chispas de la vida, vislumbradas en las ráfagas publicitarias y en las ventanas que abiertas en muros ajenos (como los del Facebook), sin advertir que detrás de las cámaras y de los muros, las cosas suelen ser diferentes. Es que para el amor estable, es necesario estar preparados ¿Y cuándo estamos preparados para un amor estable? Una autora norteamericana Tracy McMillan, señala algunos criterios interesantes que analizaremos de la siguiente forma:

1-Estamos preparados para el amor, cuando actuamos según nuestra edad. Desde luego, estamos en Occidente actual y somos libre de actuar según la edad que deseemos, de aferrarnos a ella y actuar en consecuencia todo el tiempo que deseemos. Pero el tema está en que una edad que se suele elegir es la veinteañera, dado que civilización actual exalta de la adolescencia. . Así muchas personas viven sus vidas como Peter Pan o Tinker Bell. Ahora bien, sucede que la edad veinteañera es típicamente egocéntrica y confundida, con lo cual no cuenta exactamente con el material adecuado para una relación de amor estable. Esto no quita la importancia de conservar la jovialidad, aun en las etapas superiores de la vida, lo cual está expresado en la actitud que se llama sexalescencia. Mas ésta dista de ser una patética imitación de la adolescencia, en tanto supone integrar ricamente todas las etapas vividas. La sexalescencia auténtica, supone haber asumido experiencias y duelos, valorando todo lo que brinda la vida, sabiendo de la importancia de una mirada cómplice, de una frase inteligente o de una sonrisa iluminada por la experiencia, sin entrar a competir, aparentar o envidiar a los más jóvenes (Chaktoura, Sexalescencia, http://www.lanacion.com.ar/1406606-sexalescencia).

2-Estamos preparados para el amor cuando aplicamos el “no busco, encuentro” (parafraseando a Picasso) y encontramos pues estamos abiertos a la experiencia, sin centrarnos en conseguir, sin centrarnos en tener en vez de ser en palabras de Erich Fromm. Con frecuencia olvidamos que uno no consigue una pareja ni una casa ni los niños consiguientes. Uno se entrega, se rinde a ellos, ello viene mas como consecuencia de una apertura que de un agarre a mano cerrada.
3-Estamos preparados para el amor cuando gustamos de nuestra versión en el otro sexo. Muchos desean salir con alguien que sea mejor de lo que son: alguien mas lindo, mas rico, mejor educación, una familia mejor mas grande o mas unida…En los viejos tiempos eso se llamaba casarse hacia arriba. Uno no está listo para el amor hasta que no respete lo que es y no respete lo que de él se da en otros: la propia clase social, forma de ser, grado de belleza, inteligencia…

4-Estamos preparados para el amor, cuando no buscamos la perfección. Preguntémosle a cualquier persona que esté en una relación estable y nos dirá que nada es perfecto. Muchas parejas son felices o razonablemente felices entre personas que los perfeccionistas rechazarían. Por eso un criterio importante es que si aún tienes la lista de imprescindibles, midas contra ella las fechas de caducidades de la vida real, si es que deseas estar en una pareja estable. La vida y el universo son como los Reyes Magos, no se les puede engañar.

5-Estamos preparados para el amor cuando hemos dejado de ser un embrollo de hábitos negativos. A mas embrollada la personalidad, a más hábitos negativos mas posibilidades de que la pareja sea sofocada por tanta maraña.

Una pareja estable es un camino espiritual, no en el sentido de un Señor Barbudo estilo Papa Noel que nos va a dar un Mercedes y una pareja, sino que trata del poder que está detrás de los océanos, de la gravedad, el chocolate y los Beatles (Tracy Mac Millan). La frase parece enigmática, mas una pareja cuando entra en sintonía con la riqueza de ese poder, adquiere poder y perdurabilidad.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html