Los rascacielos más altos del mundo

En la actualidad existen muchos rascacielos que intentan llegara las nubes, descubra cuales son y en que región del mundo se encuentran.
Ver galería burj khalifa dubai uae global icon 2010 skyscraper rascacielos
1 / 6 - Burj khalifa dubai

El listado de los edificios más altos es un directorio en continuo cambio, ya que cada año son inaugurados nuevos rascacielos en numerosas regiones del mundo. Tendríamos que remontarnos nada menos que hasta finales del siglo XIX para conocer el origen de los primeros rascacielos, ya que tras el triste incendio ocurrido en Chicago en 1871 y que arrasó gran parte de la ciudad debido a que la mayor parte de las casas habían sido construidas en madera, motivó que los arquitectos e ingenieros de la primera escuela de Chicago pensaran en una nueva forma de Planificación Urbana para reconstruir la ciudad mediante una nueva tipología de edificaciones de gran altura, el rascacielos; el hierro colado en primer término, y posteriormente mediante el acero con la ayuda del gran invento del ascensor, hicieron posible este tipo de construcciones de gran altura.

El primer edificio alto o primer rascacielos de la historia fue el Home Insurance Building de Chicago, obra de William Le Baron Jenney, que con 10 plantas de altura, data del año 1885. La mayor altura en cuanto a rascacielos se refiere se trasladará a la ciudad de Nueva York cinco años más tarde en 1890, fecha que se corresponde con la inauguración del World Building con 39 metros más de altura. Siempre en la misma ciudad, posteriormente conseguirán sendos récords del mundo el Manhattan Life Insurance Building en 1894 (+12 m.), el Park Row Building en 1899 (+13 m.), ya en el inicio del siglo XX el Singer Building en 1908 (+68 m.), el Metropolitan Life Insurance Building en 1909 (+26 m.) y el Woolworth Building en 1913 (+28 m.), todos ellos de estilo neogótico.

Más tarde, al final del primer tercio del siglo XX, en la carrera por construir el rascacielos más alto del mundo en Nueva York, el 40 Wall Street en 1930, —el primero en lograr la mayor altura en el mundo—, y posteriormente el Chrysler Building en 1930 y el Empire State en 1931, estos dos últimos de estilo Art Decó, entraron en la historia convirtiéndose en el rascacielos más alto del mundo con 319 metros y 381 metros de altura, respectivamente.

En la mitad del siglo XX los rascacielos se fueron perfeccionando en la ciudad mediante nuevas intervenciones importantes como el Edificio Seagram de estilo internacional diseño de Mies van der Rohe, que se convertía en el primer edificio en el mundo en emplear paneles de vidrio de piso a techo, o el Citicorp Center de estilo postmoderno, que debido a la crisis del petróleo se convirtió en el símbolo de la recuperación económica de la ciudad, obra de Stubbins Associates en colaboración con Emery Roth & Sons.

En el año 1973 va a cambiar considerablemente la historia de los rascacielos en cuanto a la mayor altura se refiere, ya que es en este año cuando se inauguran espléndidas las famosas Torres Gemelas del World Trade Center; las torres vanguardistas de oficinas constrastaron drásticamente con respecto a los edificios altos y rascacielos —en su mayor parte de estilo neogótico—, que habían sido construidos en la Gran Manzana durante el primer tercio del siglo XX. Las modernas obras, de 417 y 415 metros de altura, respectivamente, conservarían el récord de la mayor altura en el mundo durante un año, hasta que fue inaugurada la Torre Sears de Chicago, que las superaría con sus 442 metros de altura arquitectónica. El vanguardista edificio, construido mediante el llamado “Megamódulo” con su característica fachada de aluminio anodizado de color negro, obra de Skidmore Owings & Merrill LLP (SOM), esta considerado como uno de los mejores rascacielos del mundo, símbolo del estilo internacional, de la segunda escuela de Chicago.

En el año 1998 se producía otro cambio importante en el colectivo mundial de rascacielos, ya que el título de rascacielos más alto del mundo se trasladaba de Occidente a Oriente. En el otro extremo del mundo, Asia, concretamente en Malasia, las Torres Petronas de Kuala Lumpur diseño de César Pelli, con sus 452 metros de altura estructural, conseguían arrebatarle el título de rascacielos más alto del mundo a la Torre Sears de Chicago, título que mantendrán hasta el año 2004 en que es inaugurada la torre de Taipei 101 de Taiwan, que se convertirá en el rascacielos más alto del mundo con sus 508 metros de altura arquitectónica. Su cuidado diseño, obra de la prestigiosa firma de arquitectos C. Y. Lee. & Partners, está inspirado en la arquitectura tradicional china y evoca la figura de una pagoda de 8 puntas, número de la suerte en este país. El enorme edificio de oficinas a prueba de terremotos contiene una enorme bola de contrapeso en la planta 92, que le da al edificio la estabilidad que necesita para soportar terremotos de hasta 7 puntos en la escala Richter y vientos de más de 450 Km./h.

Dubai, una ciudad emocionante en pleno desierto, pasó a formar parte de la historia de los rascacielos, ya que en 2010 se inauguró el Burj Khalifa de 828 metros de altura arquitectónica, que actualmente ocupa el puesto nº 1 en la lista de los 10 rascacielos más altos del mundo. El enorme edificio de uso mixto, diseño del arquitecto americano Adrian Smith —cuando todavía trabajaba para la firma SOM—, superó a la torre de Taipei de Taiwan en 299 metros más de altura, batiendo numerosas marcas, ya que el CTBUH Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano le concedió los récords de mayor altura arquitectónica con 828 metros, el récord de plantas con 163, y el de piso ocupado más alto del mundo, entre otros. La lista de los 10 rascacielos más altos del mundo ha variado considerablemente en el inicio de este siglo XXI, ya que han surgido nuevas incorporaciones híbridas (de uso mixto) muy interesantes como el Shanghai World Financial Center de Shanghai de KPF Kohn Pedersen Fox, el Guangzhou IFC de Guangzhou, diseño de Wilkinson Eyre, o el KK100 Development de Shenzhen obra de TFP Farrells, desbancando de la lista a rascacielos emblemáticos como el Empire State Building o el Edificio Chrysler de Nueva York, también la Trump Chicago Tower.

A priori, una de las curiosidades arquitectónicas que podemos deducir de esta importante lista entre otras cuestiones es que salvo la Torre Sears de Chicago, hoy en día llamada Willis Tower, de 442 metros y las Torres Petronas de Kuala Lumpur de 452 metros, el resto de rascacielos han sido concluidos en pleno siglo XXI. Además, debido a que los edificios altos se mueven en gran medida, el hormigón armado y como lo demuestra tanto el núcleo central del Burj Khalifa de Dubai como el del One World Trade Center de Nueva York, se presenta como el mejor material del siglo XXI, no sólo para ganar mucha más altura en la construcción de edificios altos y rascacielos, sino también porque aporta gran estabilidad y resistencia tanto a cargas verticales como horizontales producidas por el fuerte viento.

En la actualidad, en la ciudad de Jeddah, Arabia Saudita, y como símbolo de riqueza y poder, se está construyendo la Kingdom Tower (La Torre del Reino), que se convertirá en 2018 en el rascacielos más alto del mundo arrebatándole el título al Burj Khalifa de Dubai. La grandiosa obra, de dimensiones sobrehumanas, diseño de la firma de arquitectura Adrian Smith + Gordon Gill, soprendentemente superará la barrera de 1 kilómetro. ¿Cual será el próximo reto del hombre en busca del cielo? Las obras de este importante directorio están ordenadas por altura.LA TECNOLOGIA

La poca cantidad de Atlas Ambientales del mundo se debe a que la tecnología a utilizar es muy joven. Está basada en mapeos GIS (Geographic Information Systems), que son planos geo-referenciados en los cuales se puede manipular la información digital. Es la tecnología del GPS que utilizan los barcos y algunos vehículos terrestres. Un GPS para el auto se consigue en Madrid por menos de 600 euros. La tecnología del GPS permite saber dónde queda cualquier punto del planeta en coordenadas de longitud, latitud y altura. El GIS es lo más avanzado. Antes de la aparición del software gratuito Google Earth, todos los planos eran en dos dimensiones; ahora son en tres.

Al Atlas Ambiental de Buenos Aires se puede entrar por las unidades de Paisaje, por las unidades Temáticas o por los Mapas Interactivos.
Las unidades de Paisaje analizan el territorio desde la geografía, en planta y en corte. El área del Atlas ocupa todas las cuencas hidrográficas de la región y abarca la costa que llega hasta Quilmes, toda la mancha urbana del AMBA, un sector rural, el delta del Paraná y el Río de la Plata.

Las unidades Temáticas son catorce. Nueve de ellas tratan esencialmente de la planicie pampeana; las otras cinco, de la zona urbana. Finalmente, la unidad de Mapas Interactivos agrupa múltiples mapas y tablas que, como layers o calcos, se pueden superponer al buscar temas.

El tiempo de navegación total es aproximadamente de cuatro horas, y solamente está subida la mitad del material. La versión inicial del Atlas estará terminada en abril de 2007, aunque la idea es ir actualizándolo en una comisión permanente, dado que los datos bioambientales y geográficos de una ciudad son cambiantes.

LA PROYECCIÓN

‘¿Y el futuro de Buenos Aires?’, les pregunto. ‘¿Se podrá ver?’ Hernán Bisman, vocero del Atlas, contesta: ‘La proyección del efecto invernadero y del crecimiento del calor en toda el área metropolitana permite hacer futurología en la cuestión de los climas. Y en la zona del delta podríamos hacer proyecciones del crecimiento de las tierras’.
Los datos actuales ya están presentes en la sección Ecología. Explica cómo arrancaron las islas de un lugar que no era el que hoy ocupan y muestra adónde podrán llegar en base a la sedimentación de las corrientes.
También hay futurología en las proyecciones para controlar catástrofes naturales (en nuestra ciudad, inundaciones). Y están enumeradas las previsiones a futuro: hasta dónde y cómo crecerán los subtes, los trenes y los servicios.

Cruzar futuras estaciones de trenes con alertas meteorológicos y crecimiento poblacional podría servirles a los especuladores para valuar tierras en el mañana. Sin embargo, los más de 500 usuarios actuales registrados en el sitio son gente con los pies en la tierra: arquitectos que precisan saber resistencias de suelo, urbanistas que estudian cambios de trazados y densidades, políticos que toman decisiones a nivel de gestión, profesores que hacen sus doctorados y hasta un ama de casa que les escribió diciendo que tenía en su sótano unas cucarachitas amarillas durísimas que había identificado por el Atlas. Sencillamente quería saber de dónde habían venido y cómo hacer para sacárselas de encima.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html