Los sueños según Roberto Froid

Un cuento que narra la interpretación de un sueño.
durmiente
durmiente

—No sé qué significa. –dijo Eduardo, antes de terminarse de un trago, el café que le quedaba en la taza. —¿Qué cosa? –preguntó Roberto al tiempo que se sentaba luego de pasar por el baño.

—El significado de un sueño que tuve anoche. –dije.

—Contame como es, que yo estudié el significado de los sueños. –dijo Roberto con seguridad.

—Estaba sentado en la mesa de mi casa y mi vieja le preguntaba a mi viejo (que no estaba presente) si había terminado el trabajo que tenía que hacer para el oncólogo... antes de que respondiera y curioso por saber le pregunté a ella de qué se trataba. Entonces me contaba que tenía que hacer una investigación del cáncer de hígado para el médico… Entonces yo me calentaba y le decía que no lo presionara que no tenía sentido ese trabajo porque el viejo ya estaba muerto. O en todo caso que lo hiciera cambiar de tema para hacer otro trabajo. Hacer una monografía sobre el cáncer de hígado era absurdo si él había muerto de eso… Mi vieja me miraba con sorna y se reía de mis respuestas..., y más me hacía calentar. Con toda la bronca acumulada le grité, “en lugar de pedirle un trabajo sobre el cáncer de hígado, pedile uno sobre la PROSTATA” y le insistía que como el viejo ya estaba muerto ese tema no le serviría de nada ni a nadie… Mi vieja me miraba con una sonrisa y me decía “quedate tanquilo que le diré que investigue sobre la próstata”… y así terminaba el sueño.

—Bien… interesante. –dijo Roberto tocándose la pera. 

—¿Y.., qué te parece?

—Bueno… la aparición de tu vieja ya fallecida en el sueño es tu deseo íntimo por volver a verla más allá de la discusión que se plantea en el sueño… Por otro lado el hecho de hablar de tu viejo sin que aparezca en la imagen, junto con la afirmación de que ya está muerto significa que si bien tenés asumida la desaparición lo extrañás y lo evocás junto con tu vieja. Cuando hacés referencia al trabajo que está haciendo tu viejo sobre el cáncer, inconscientemente estás afirmando que por más que se encuentre una cura a la enfermedad, a tu viejo ya no le servirá de nada y por eso considerás absurdo que investigue sobre el tema y por eso le pedís que cambie de tema.

—Es muy cierto.-afirmó Eduardo que estaba siendo testigo de la sapiencia poco reconocida de su amigo.

—Pero…  ¿y la mención de otro órgano y la frase final de mi vieja?... Eso es lo que me hace ruido en la explicación. No logro articular cual es el significado de meter otro órgano en la conversación...-dije con dudas. 

—Bueno ese en realidad es otro tema. Ya mencionamos que el extrañar a tu viejo y asumirlo como muerto, hace que no aparezca en el sueño; que evocás a tu vieja con alguna conversación que tenías en vida, y que el inconsciente te jugó una mala pasada de egoísmo explicito al pensar que por más que se halle una cura, como a tu viejo no le servirá de nada, a nadie le servirá y entonces no tiene sentido que se siga luchando por algo que no cambiará… al menos para vos.

—¿Y entonces la mención de la PRÓSTATA…?

—Eso es muy fácil… interrumpió Eduardo… —estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Roberto pero agregaría que la condición física es casi inevitable a la hora de hablar de interpretación de los sueños. Entonces, así como el inconsciente madura y lo refleja con diversas imágenes, el consciente está "consciente" de que algo está ocurriendo en el interior del cuerpo y reacciona de una manera más explícita. La relación diacrítica entre el cuerpo y el espíritu en este caso es condicional a la posición tomada cuando el sueño se inició y en consecuencia las secuelas pasan a un estado de semi-solidez entre lo deseado y lo soñado...

—¡¡¡NO ENTIENDO NADA!!! ¿Y QUÉ TIENE QUE VER LA MENCIÓN DE LA PRÓSTATA?

—Es muy simple la mencionaste porque te estabas meando dormido.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html