El Pritzker, un premio con polémica

El Pritzker en arquitectura es el premio más prestigioso del mundo y se considera el paralelo del Nobel en literatura o el Pulitzer en periodismo.
Ver galería premios-pritzker 2017_BellLlocWinery3
1 / 4 - premios-pritzker 2017_BellLlocWinery3

Carme Pigem Y sus dos socios —su marido, Ramon Vilalta (Vic, Barcelona, 1960), y Rafael Aranda (Olot, 1961) llevan tres décadas dedicándose a la arquitectura con devoción casi religiosa. Por eso la celebración del premio Pritzker, el galardón mundial más importante en el campo de la arquitectura, concedido al estudio RCR Arquitectes, formado por el trío, tiene algo de liturgia y se convierte en la primera vez que tres personas son galardonadas conjuntamente con este premio, creado en 1979 para rendir homenaje al trabajo de un arquitecto en vida.

Hasta hoy, el galardón solo había reconocido a un español, Rafael Moneo, en 1996, y este año volvió a repetir el suelo español. Esto no fue condicionante para anular la polémica que recibió esta nominación.

El premio de este año ha suscitado diversas opiniones entre los destacados críticos arquitectónicos y los profesionales del medio. Anatxu Zabalbeascoa, por ejemplo, entiende que el Pritzker este año ha premiado el localismo, quizás tratando de continuar una línea que cada vez está más de moda y que abandonamos durante unos años en favor de los stararchitects. Destaca el respeto por lo existente de sus arquitecturas, y trata de acercar a la opinión no especializada las cualidades de la arquitectura de RCR Arquitectes.

Mucho más crítico se muestra Freddy Massad (algo esperable, por otra parte). El arquitecto atribuye la concesión del premio a un intento por parte del jurado de resarcirse de la concesión del premio en 2016 a Alejandro Aravena y su "modelo chabolista". En su opinión, la arquitectura de RCR igualmente destacable por ser una arquitectura bella, que se basa en perseguir la perfección, a la vez poco funcional y elitista. El profesional dijo que se premia "a unos arquitectos cuya obra se distingue por rendir culto al puritanismo elitista."

Por otro lado reproducimos dos opiniones de Fernando Agrasar, Director de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de A Coruña, y de Carlos Quintáns, docente en la Escuela de A Coruña y reciente ganador del León de Oro de la Bienal de Venecia, junto con Iñaqui Carnicero. El primero dijo "El arquitecto estrella ya es una figura caduca en la nueva cultura arquitectónica" mientras el segundo sostiene que "Debemos estar celebrando que se premie a la arquitectura española" sin desmerecer el premio ni a sus elegidos.

La polémica continúa entre los favoritos de la localía y el simplismo arquitectónico y aquellos que colocando al premio en esferas más altas mundiales quieren que se otorgue a obras que configuren un espectro de futuro más allá de la construcción en sí misma de la obra.

Otros premiados en América

En América latina ha tenido el honor de recibir este premio en pocas oportunidades, entre ellas el primer latinoamericano en ganarlo fue el mexicano Luis Barragan, le siguió el brasileño Oscar Niemeyer en 1988, otro brasileño Paulo Mendes da Rocha en 2006 y por último el chileno Alejandro Aravena, en 2016 (ver nota acá: https://elapice.com/noticia/379/arquitectura-social-premiada)

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html