¡¡Con el romanticismo a flor de piel!!

Literatura 22/06/2017 Por
Las cartas de amor de Juan Rulfo a su amada Clara Aparicio no sólo abundaban en metáforas amorosas sino que desbordaban figuras literarias que ameritaron un posterior libro llamado “Cartas a Clara” y “Aire de las colinas”
Ver galería rulfo y aparicio
1 / 2 - rulfo y aparicio

“Chiquilla:

¿Sabes una cosa?
He llegado a saber, después de muchas vueltas, que tienes los ojos azucarados. Ayer nada menos soñé que te besaba los ojos, arribita de las pestañas, y resultó que la boca me supo a azúcar; ni más ni menos, a esa azúcar que comemos robándonosla de la cocina, a escondidas de la mamá, cuando somos niños.

También he concluido por saber que los cachetitos, el derecho y el izquierdo, los dos, tienen sabor a durazno, quizá porque del corazón sube algo de ese sabor.

Bueno, la cosa es que, del modo que sea, ya no encuentro la hora de volverte a ver.
No me conformo, no; me desespero.

Ayer pensé en tí, además, pensé lo bueno que sería yo si encontrara el camino hacia el durazno de tu corazón; lo pronto que se acabaría la maldad a mi alma.

Por lo pronto, me puse a medir el tamaño de mi cariño y dio 685 kilómetros por la carretera. Es decir, de aquí a donde tú estás. Ahí se acabó. Y es que tú eres el principio y fin de todas las cosas.

 

Juan

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html