Heikki y Kaija Siren, viaje de una arquitectura sin retorno

La pareja de arquitectos finlandeses tienen una gran tradición en arquitectura respetando el entorno, el medio ambiente y las tradiciones.
Ver galería Arqui_Heikki_casas
1 / 3 - Arqui_Heikki_casas

Heikki y Kaija Siren, son personas que para el común de los americanos son desconocidos, pero que en su tierra natal y que trasciende fronteras a Europa son altamente reconocidos arquitectos.

Siren kaija y heikki
pabellon arquitectura

Es una pareja sentimental y profesional de arquitectos finlandeses, que construyeron entre otras muchas cosas, en 1957 el Campus Universitario de Otaniemi, junto a Helsinki, la Capilla luterana por la que son internacionalmente reconocidos. Si permitiéramos que su notoriedad siguiera estando basada en este único edificio estaríamos cometiendo una grave injusticia. El trabajo de esta pareja de arquitectos llegó a ser tan prolífico e intenso como desconocido, lo que nos obliga a hacer una necesaria revisión de su extensa producción arquitectónica para darles a conocer algunas de ellas.

“Este pabellón, (...) un lugar donde la naturaleza y hombre se encuentran. Un lugar donde el hombre se conoce a sí mismo, protegido del viento y el frío. Aquí puede meditar, observar la luna, y las estrellas, oír como rompen las olas contra las rocas”. decía el arquitecto del Pabellón del descanso en Lingonsö. Kaija y Heikki Siren. Finlandia. (1969)

Una de sus grandes obras fue la Capilla para el Campus Tecnológico de Otaniemi. Aquí la cruz se sitúa al exterior, mas allá del plano de vidrio que limita el ábside, tras el altar, en el contraluz del Norte y a una distancia crítica que prolonga el lugar de oración hacia el bosque, o consigue que el bosque forme parte de la Capilla. Lo que realmente llega a producirse es la unidad entre ambos espacios, dentro y fuera, ahora transmutados en lugar para el ritual y la contemplación.

Arqui_Heikki_Otaniemen_kappeli_sisa

Observar en qué forma piensan la cruz otros arquitectos nórdicos, contemporáneos de los Siren, ayuda a entender mejor la fuerza y alcance de la Capilla en Otaniemi que terminaron de construir en 1957. Así en la Iglesia de Santo Tomás, proyectada por Peter Celsing en Välingby (1953-1959) una cruz de acero inoxidable brillante se sitúa a cierta distancia de la entrada principal. Este símbolo, junto al tratamiento físico de todo el espacio del acceso, no sólo marca un límite inmaterial entre la vecina zona de comercios y el ámbito religioso sino que también recuerda la actitud que este lugar requiere, creando una distancia de adaptación entre interior y exterior.

Puede intuirse una afinidad que hilvana las intenciones de estos maestros nórdicos responden en condiciones distintas a problemas diferentes de escala y programa. De esta forma es posible apreciar con nitidez la sabiduría de estos arquitectos que llegan a construir lugares, como ocurre con la preciosa Capilla de Otaniemi, significativos y llenos de sentido.

En 1963 un proyecto de la Housing Foundation de viviendas tenía como objetivo la obtención de una tipología de vivienda económica y adaptable. Los Siren realizan este proyecto en colaboración con los ingenieros Kauko Rastas y Kaarlo Rautkari. La vasta tradición constructiva en madera en Finlandia, les lleva a proponer una construcción prefabricada con este material, buscando esa estandarización dentro del proyecto. Debido a este planteamiento puede concluirse que la solución es una construcción prefabricada en un 80%, ya que los módulos llegaban acabados completamente desde el taller. La imagen de las viviendas, a pesar de seguir una trama repetitiva, se integra en el paisaje del bosque que sirve de escenario.

Arqui_Heikki_casas

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html