Más de cuatro siglos de la muerte de Cervantes

Literatura Por
Van más de cuatro siglos de la muerte del autor de Miguel de Cervantes Saavedra, y uno de sus libros, después de la Biblia: “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”, monumento cultural e ícono tradicional de la literatura es el más leído de la historia.
Ver galería primera edicion don quijote
1 / 2 - primera edicion don quijote

Siempre es bueno recordar a los grandes, y por eso, me gustaría compartir con los lectores, algunos aspectos interesantes de la biografía del autor del libro más leído de la historia D. Miguel de Cervantes Saavedra y aspectos de la magnitud de su obra más famosa: El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

Miguel de Cervantes Saavedra

Considerado la máxima figura literaria española y del mundo, tuvo una vida de película: fue soldado, poeta, novelista y dramaturgo.
Es necesario recordar por qué, se lo conoce como “el manco de Lepanto”. En la batalla de ese mismo nombre, fue soldado activo, a pesar de tener mucha fiebre, y de que lo convencieran para que no participase. Su orgullo era más poderoso: imponía morir en batalla, si fuera necesario, en nombre de Dios y por el rey.

En dicha contienda, fue herido dos veces, por un soldado enemigo, que le descargó su arcabas (arma de fuego letal, parecida a un fusil) en el pecho y en la mano izquierda, y de ese modo sufre una herida en su mano izquierda, tal es así que le quedó anquilosada para siempre. Tras seis meses de reposo volvió a su vida militar, sin embargo no se salvó de ir a prisión: fue prisionero de los infieles y, después de la justicia de su país.

Sufrió apuros económicos, no tanto por los piratas berberiscos, sino por causas más simples, pero no menos complicadas: fue víctima de la piratería editorial, tan en boga hoy día.

Su vida como novelista, fue también bastante atribulada: buscó padrinos para que le dedicaran el Quijote, a modo de lo que se denomina hoy el prólogo, pero no tuvo éxito.
De hecho no era un escritor famoso, incluso Lope de Vega, se burló cruelmente de él diciendo que:”no había ningún poeta tan tonto, para alabar una obra tan mala”.

Finalmente Cervantes, terminó haciendo él mismo los poemas que inauguran su libro. Los realizó de manera burlesca, de tal modo que todos los personajes del texto, incluido Rocinante, su caballo, contasen sus vivencias en la introducción del mismo.

El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

Su obra cumbre, describe la vida de un lector obsesionado por las novelas de caballería (Alonso Quijano), quién empieza a creerse caballero andante, y dedicarse a: “deshacer agravios, enderezar entuertos y proteger doncellas”.

Elige a Sancho Panza como su escudero, quién lo acompañará hasta su deceso.
Es interesante destacar que aún aquellos que no han leído la novela, conocen la aventura de don Quijote con los molinos del viento.
Este episodio se ha grabado en la imaginación de muchísimas personas, aún aquellos que nunca han leído el Quijote, y es curioso como siendo un episodio tan breve, tuvo tanta relevancia , en un texto de mil páginas.

Cervantes, edita su obra en dos partes: la primera en 1605, y la segunda diez años después, en 1615.

primera edicion don quijote

El autor del Quijote, sentó las bases ,en el Siglo XVII, de lo que luego sería la novela moderna.

Hay varios elementos que determinan que esto suceda:
-Utiliza técnicas narrativas diferentes a los libros de Caballería de entonces.
-Está contado desde el humor, fue un precursor en ello.
-Tanto Don Quijote como su escudero, se transforman de tal modo, que no conservan los mismos estereotipos, desde el comienzo de la primera página hasta la última.
-Los arcos de transformación de los personajes, se denominan “quijotización” de Don Sancho, y “sanchificación” del Quijote.
-Es una novela moderna, porque la figura del “héroe”, se relaciona con el mundo de todas las maneras posibles, con circunstancias que se asemejan a la vida misma.
-Se tradujo a infinidad de idiomas, como un best –seller contemporáneo, y hasta el mismo autor, se vio obligado a escribir una segunda parte.

Una mirada espiritual

Hay libros que dicen que habría que leerlos, al menos una vez en la vida: uno de ellos es el Quijote.
Porque es un monumento cultural, porque transciende los límites del espacio y del tiempo, su lectura nos habla de un costado sensible, inherente a los seres humanos.

Está vigente aún, pues relata, los fracasos de los hombres, sus ilusiones desmedidas, sus flaquezas, sus choques contra la realidad que hace añicos sus sueños.
Pero también nos hace saber que los ideales, son la esencia de nuestro ser, nos muestra la vulnerabilidad del ser humano. Por otra parte le da un espacio vital y protagónico a las mujeres, algo poco común en las novelas de caballería, de ese entonces.

El autor demuestra que “El caballero de la triste figura”, es valiente, tiene coraje, muestra su fortaleza en todo momento, y lo más paradójico es que Sancho Panza, prosaico, al comienzo, con el transcurso del tiempo, se va contagiando del entusiasmo de los ideales de su compañero.

Y curiosamente, Sancho Panza “se quijotiza” más que nunca, cuando el valiente caballero, declina y desengañado por las novelas de caballerías, y lo ridículo que se siente por haber hecho tantas tropelías en sus andanzas, recupera la cordura ,en la etapa final de su vida.
Para finalizar, me gustaría citar al renombrado filósofo y escritor español, que expresa una síntesis de la obra de Cervantes:
“Es una mezcla de idealismo y realismo que nos remite a una novela fantástica; hay elementos reales pero tamizados por la postura del ideal moral que pretende subyugar, que pretende imponerse a una sociedad y a una realidad que constantemente se burla de los ideales”

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html