Cuando salvaron el templo de Abu Simbel de quedar bajo las aguas

Este año se cumplen 50 años desde que el templo original construido por el Faraón Ramses II fuera trasladado para evitar que quedara bajo las aguas de una nueva represa.
Ver galería templo abu simbel-traslado2
1 / 6 - templo abu simbel-traslado2

Abu Simbel es un emplazamiento de interés arqueológico que se compone de templos egipcios ubicado en Nubia, al sur de Egipto. Está localizado en la ribera occidental del lago Nasser, a unos 231 km al suroeste de Asuán, próximo a su emplazamiento original. Los templos forman parte del Museo al Aire Libre de Nubia y Asuán, complejo que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979 con el nombre de "Monumentos de Nubia, Abu Simbel", o más conocidos como los "Monumentos nubios", que se extienden hasta File, cerca de Asuán.

En la década del sesenta, el complejo fue reubicado en una colina artificial, construida en terrenos próximos situados sobre el nivel del futuro lago Nasser. El traslado de los templos fue necesario para evitar que quedaran sumergidos, tras la construcción de la presa de Asuán, por el embalse formado por las aguas del río Nilo. Abu Simbel sigue siendo una de las más importantes atracciones turísticas de Egipto.

Cuarenta y ocho países, entre ellos España, contribuyeron a la financiación de esta titánica obra que costó 41,7 millones de dólares. Egipto se hizo cargo de la mitad de los gastos. En noviembre de 1963 se iniciaron los trabajos, con la construcción de una empalizada para proteger los templos del ascenso de las aguas del lago. Tras las operaciones previas de instalar un sistema de drenaje, levantar andamios, instalar unos enormes pasadizos de aluminio para acceder a su interior y recubrir las fachadas con arena y cortinas de hierro para protegerlas de posibles daños, en mayo de 1965 se cortó el primero de los bloques, el que lógicamente sería uno de los últimos en recuperar su posición en el nuevo emplazamiento. Ingenieros y obreros de cinco países trabajaron en las duras condiciones del lugar para fragmentar con precisión quirúrgica el conjunto de arenisca en 1.036 bloques de entre 7 y 30 toneladas cada uno. Estos trabajos finalizaron en septiembre de 1967.

La historia del Templo

Abu Simbel significa el padre de la espiga. Los templos fueron construidos por orden del faraón Ramsés II, hijo de Seti I. Los templos fueron excavados en la roca (speos) y su construcción se inició aproximadamente en 1284 a. C. extendiéndose por casi 20 años, hasta 1264 a. C. Es uno de los seis hipogeos, excavados en la roca. El propósito del templo era impresionar a los vecinos del sur y reforzar la influencia de la religión egipcia en la región.

El templo encargado por Ramsés II se hizo para conmemorar la victoria en la batalla de Kadesh (1274 a. C.) y autodedicado al propio Ramsés así como al culto de las grandes deidades del antiguo Egipto, Amón, Ra y Ptah. De esta manera, el faraón se situaba como una divinidad más del panteón egipcio.

Ramsés II combatió tanto a los enemigos del norte, y del sur. Pero su batalla más importante fue la de Kadesh, en Canaán contra los hititas. Y aunque el faraón se jactó en los muros de Abu Simbel de haber ganado la batalla, en realidad, ésta terminó con un tratado de paz entre ambos grupos. Al decaer la antigua civilización egipcia y con el paso del tiempo, el templo fue quedando en el olvido y poco a poco se fue cubriendo de arena, hasta que en el año 1813 lo visitara el siuzo Johan Ludwig Burckhardt, quien comentó su hallazgo con el italiano Giovanni Belzoni, quien en 1817 fue capaz de liberar el acceso al templo y saquear todos los objetos de valor que pudo transportar.

La fachada del templo tiene 33 m de altura y 38 m de ancho, y en ella por cuatro estatuas sedentes custodian el acceso, cada una de ellas mide unos veinte metros de altura y están esculpidas directamente sobre la roca. Las estatuas representan a Ramsés II, sentado en un trono y con la doble corona del Alto y Bajo Egipto, símbolo de la dominación que ejercía sobre todo el valle del Nilo. Una de las estatuas resulto dañada por un terremoto, lo que no resta a la majestuosidad del templo, que aún asombra a sus visitantes.

Entre 1964 y 1968, y debido a la construcción de la alta presa de Asuán, el templo tuvo que ser reubicado en una zona más alta de la misma ladera donde había sido tallado originalmente. Para esto, un equipo de expertos internacionales, con el respaldo de la UNESCO, realizó un trabajo faraónico  (término que no estaría mejor ubicado) que consistió en cortar el templo en enormes bloques de mas de 20 toneladas, que seguidamente fueron ensamblados en su nueva ubicación; esta labor titanica se considera uno de los grandes logros de la ingeniería del siglo XX.

templo abu simbel1 templo abu simbel-traslado

Fenómeno solar

El templo fue construido con tal orientación que durante los días 21 de octubre y 21 de febrero (61 días antes y 61 días después del Solsticio de invierno, respectivamente) los rayos solares penetraran hasta el santuario, situado al fondo del templo, e iluminaran las caras de Amón, Ra, y Ramsés, quedando sólo la cara del dios Ptah en penumbra, pues era considerado el dios de la oscuridad.

No se sabe a ciencia cierta porque se eligieron estas fechas, e incluso a través de observaciones astronómicas se ha confirmado que en el momento de su construcción, hace más de 3200 años, el fenómeno sucedía el 22 de octubre y el 20 de febrero, esto es 60 días antes y después del solsticio de invierno.

Templo menor

El templo menor de Abu Simbel se encuentra al norte del templo principal y está dedicado a la diosa Hator y Nefertari, la esposa favorita de Ramses II. La fachada de este templo está decorada con seis estatuas. El templo menor de Abu Simbel está situado al norte del mayor y también excavado en la roca y dedicado a Hathor, diosa del amor y la belleza, así como a su esposa favorita, Nefertari. La fachada esta decorada con seis estatuas, en este caso de pie, de las cuales cuatro representan al faraón y dos a su esposa. En su interior encontramos una sala hipóstila con seis columnas cuyos capiteles se encuentran decorados con la cabeza de la diosa Hator.

La sala Este contiene algunas escenas que muestran a Ramsés y su esposa ofreciendo sacrificios a los dioses. Tras esta sala se encuentra otra que muestra escenas similares. Al fondo del templo se halla el santuario que contiene una estatua de la diosa Hathor.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html