Buenos Aires en la mirada de un artista

Lugares 16/08/2017 Por
Preguntas sobre Buenos Aires a un artista audiovisual para tener una mirada diferente de la ciudad.
Ver galería buenos aires florido
1 / 3 - Buenos Aires florido

Escribir sobre Buenos Aires puede ser una forma de caer en la igualdad de ideas sobre diferentes notas, por eso se nos ocurrió una forma de conocer Buenos Aires diferente, preguntándole a un artista como ve la ciudad en la que vive. El artista es Nicolás Bacal (Buenos Aires, 1985), músico y artista visual, licenciado en composición electroacústica de la Universidad Nacional de Quilmes.

¿De qué manera delata tu ciudad que estamos en el presente?

Una de las virtudes de Buenos Aires es la de tener cielos muy despejados. La ciudad nos recuerda nuestra temporalidad exhibiendo casi siempre los movimientos del sol, la luna y las estrellas.

¿Qué edificio o intersección en tu ciudad nos haría pensar que estamos en el futuro?

La salida de la terminal del ómnibus de larga distancia en Retiro.

¿Qué en tu ciudad te recuerda al pasado?

Cruzar con mi bicicleta los viejos rieles del ferrocarril, enterrados en el nuevo pavimento de la avenida Directorio.

¿Dónde sería el mejor lugar en tu ciudad para perder el tiempo? ¿Para suspender el tiempo? ¿Para ganarle al tiempo?

Buenos Aires es una ciudad diseñada desde sus inicios. La organización urbana tiene forma de parrilla y las manzanas son casi todas perfectamente cuadradas e iguales entre sí (100 metros cuadrados). Pero en medio de esta parrilla hay un barrio que interrumpe la forma general de la ciudad. Se trata de un barrio ordenado por calles circulares concéntricas llamado Parque Chas. Acostumbrados a los ángulos rectos y a la distancia regular entre las calles, Parque Chas funciona como un verdadero laberinto para los porteños. Una buena manera de perder la noción del tiempo, congelarlo o ganarlo sería entonces caminar, en el sentido del reloj, dándole una vuelta por una hora a Parque Chas.

¿Qué canción o banda local recomendarías para una playlist cotidiana?

Ir a escuchar al Mono Fontana, en donde sea que esté tocando. El Mono Fontana fue mi primer maestro cuando era adolescente. En ese entonces pensaba que me iba a dedicar toda la vida solamente a tocar el piano y quería estudiar con los mejores maestros. Me enseñó muchas cosas pero la más importante fue que me enseñó a escuchar. El Mono Fontana no suele viajar mucho así que es prácticamente imposible poder escucharlo fuera de este país (y principalmente de esta ciudad). Su música es verdaderamente inclasificable y al estar tan vinculada a esta ciudad siempre salgo de sus conciertos pensando en Buenos Aires.

¿En qué librería puedes encontrar publicaciones nuevas o de segunda mano sobre historia del arte, catálogos de exhibiciones o monografías de artistas?

Big Sur en San Telmo.

¿Cuál es un buen plato de comida autóctona y en dónde?

Un morcipán en la Tranquerita: en Franklin y Boyacá.

¿En dónde se toma el mejor café (o té)?

No tomo café. Pero me encantan los cafecitos de Buenos Aires. Son una verdadera postal de esta ciudad. Uno de mis favoritos es el Café las Violetas en el Barrio de Caballito

¿Qué sitio al aire libre o la espacio público merece la pena visitar?

Lo más importante es ver florecer los Jacarandás en noviembre.

¿Cuál sería el mejor lugar para ver la puesta de sol en tu ciudad?

A la altura de la facultad de medicina de la avenida Córdoba el sol se pone perfectamente alineado con la dirección de los autos, encandilándolos a todos.

¿Qué libro me transporta a tu ciudad?

Papelitos de locura de Mariano Blatt

¿Qué aspecto de tu ciudad es el que te inspira más?

Los amigos

¿En dónde podría uno perderse: geográficamente, emocionalmente o históricamente?

En el extremo oeste de la ciudad se encuentra el barrio de Liniers donde hoy funciona un gran mercado. A comienzos del siglo XX, con el desarrollo del ferrocarril se construyeron muchísimas viviendas familiares para los trabajadores. Las casitas fueron construidas todas bajo un mismo diseño de estilo holandés, lo que rebautizó al barrio como el de "las mil casitas". Hoy en día, las mil casitas de Liniers siguen ahí pero con pequeños detalles que las diferencian entre sí: colores, reemplazos de carpinterías, techos. Me gusta pensar que ahí uno puede perderse un poco tratando de recordar pequeños detalles que lo orienten dentro de la homogeneidad.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html