Colonia del Sacramento. Uruguay.

La joya del Río de la Plata.
Ver galería colonia4
1 / 9 - Colonia del Sacramento.

          Conocida sencillamente con el nombre de «Colonia», esta localidad al suroeste de la República Oriental del Uruguay, y emplazada en la ribera del Río de la Plata, se encuentra a tan sólo 50 kilómetros de Buenos Aires y fue fundada originalmente por portugueses respondiendo a una finalidad militar y estratégica.

Un barrio histórico patrimonio de la humanidad, calles empedradas, quesos que dan que hablar en todo el mundo, atractivos e interesantes Museos, atardeceres de ensueño y óptimas condiciones náuticas son algunos de los motivos por los que no pueden dejar de visitarla. Colonia del Sacramento es uno de los más importantes referentes turísticos del Uruguay que recibe miles de visitantes durante el año. A tan sólo una hora de Buenos Aires por barco, y a dos horas de Montevideo por carretera, Colonia del Sacramento es un remanso donde el visitante se encuentra con la cultura, la historia y la magia de un destino ineludible en el Río de la Plata.

Fundada en 1680 por el portugués Manuel Lobo, la ciudad pasó de dominio portugués a dominio español varias veces, hasta la Declaratoria de Independencia de la Banda Oriental en 1825. Estos sucesos hicieron del Casco Histórico de la capital coloniense un crisol de estilos arquitectónicos y urbanísticos en el que conviven estilos coloniales típicamente portugueses y viviendas de porte español. El encanto de la ciudad está vinculado a la particularidad de su historia. El Casco Histórico de Colonia del Sacramento, declarado Patrimonio Mundial por UNESCO en 1995, atrae a turistas de todo el mundo y es escenario de innumerables producciones fotográficas que buscan captar la magia del lugar.

Caminar por sus empedradas e irregulares calles permite rememorar la historia, y disfrutar de un paisaje único con vistas privilegiadas del Río de la Plata. La enigmática Calle de los Suspiros, pavimentada con piedras de cuña, posee un encanto único, capaz de transportar al visitante a un mundo de ensueño.

Una visita guiada por el Casco Histórico de Colonia del Sacramento permite sumergirse en la historia y acercarse al rico legado cultural de la ciudad. Museos, teatro, arte, artesanías y una buena gastronomía complementan un abanico de posibilidades para el visitante. Además, la ciudad ofrece al visitante una vasta oferta hotelera de calidad, con opciones que van desde cadenas de hoteles internacionales a las típicas posadas, alojadas en antiguas casas coloniales, así como una gran variedad de alegres y pintorescos restaurantes.

Siguiendo por la rambla de la ciudad, paseo que muchos eligen hacer en bicicleta, o simplemente a pie, se llega al Real de San Carlos, antiguo enclave militar español. Allí se encuentra la iglesia de San Benito, con su imagen del santo negro, y el emprendimiento de Nicolás Mihanovich, que a comienzos del siglo XX desarrolló en este lugar un complejo turístico al gusto de la época y que actualmente posee su principal ícono en la Plaza de Toros.

Como parte del encanto de la ciudad, Colonia del Sacramento seduce con sus atardeceres sobre el Río de la Plata cargados de color y magia. La vista desde el faro o desde el muelle viejo es, sin duda, un espectáculo que seduce a los sentidos.

En la actualidad Colonia del Sacramento es una localidad de poco más de 25 000 habitantes que resguarda y mantiene el legado portugués y español de las épocas coloniales y que junto al rugir del Río de la Plata y su particular energía, lo han convertido en un rincón muy especial del Uruguay.

Cómo llegar a Colonia del Sacramento.

Desde la Terminal de Buquebús en Puerto Madero, Buenos Aires, salen ferries a Colonia y a Montevideo, por si desean hacer un viaje combinando ambas ciudades y, también, puede llevar su coche, si así lo desea, hay distintos horarios que se ajustan a sus necesidades. Y desde la Terminal de Autobuses de Tres Cruces, la principal terminal de micros del Uruguay se puede ir desde Montevideo a Colonia, a un precio bastante económico. Numerosas compañías de transporte hacen los 177 kilómetros que separan ambos puntos y hay salidas desde las 3:00 hasta las 24:00 horas, con bastante frecuencia diaria.

Dónde dormir y comer.

Colonia del Sacramento, por su cercanía tanto con Montevideo como con Buenos Aires, es un destino turístico muy popular para los habitantes de ambas ciudades, que la ven como un refugio y un escape al bullicio de la gran ciudad.

La oferta de alojamientos es muy variada y para todos los gustos y bolsillos, tanto sean abultados o delgados. Abundan los Bed & Breakfast, hoteles Boutique y posadas con encanto, algunos con buenas ofertas gastronómicas e instalaciones de spas. Por otro lado, también hay hostales más sencillos a precios bastante asequibles, lo que permite disfrutar de la excursión y la estadía a un precio muy competitivo. Si lo visita en temporada baja, no es necesario hacer reservas previas, pero en caso contrario, mejor reservar con antelación.

La experiencia gastronómica en Colonia la conseguirá en cualquier rincón del barrio histórico, donde las carnes asadas, las pizzerías, los quesos artesanales y las marisquerías están a la orden del día y si es con vistas al río, mucho mejor, por supuesto. No se pierda el sabroso “chivito”, un suculento sándwich de carne de lomo y diversos ingredientes como ser queso, jamón, tomate, lechuga, aceitunas y mayonesa… y una cerveza bien helada, ideal para reponer fuerzas mientras recorre la ciudad.

Qué ver en Colonia del Sacramento.

Muchos son los rincones de interés en este bucólico lugar. En primer lugar, una visita al casco histórico es imprescindible ya que representa un viaje en el tiempo a siglos pasados; arquitectura colonial y calles empedradas llenas de cafés, restaurantes, galerías de arte y pequeños comercios. Entre los principales atractivos del barrio conviene visitar:

La Puerta de la Ciudadela.

Sin duda alguna, el sitio por donde conviene empezar el recorrido ya que se pueden observar partes de la antigua muralla y los pilotes del puente levadizo. Hay que hacer constar que algunas partes del casco fueron reconstruidas durante su recuperación.

La Calle de los Suspiros.

La calle empedrada más emblemática de Colonia comienza en la Plaza Mayor, lo que es el centro de la vida social, y culmina en el río.

Otro sitio público de encuentros es la Plaza de Armas Manuel Lobo, donde se encuentra la Basílica del Santísimo Sacramento, considerada como la iglesia más antigua del Uruguay.

El Faro de Colonia.

Una de sus construcciones más emblemáticas, el faro, construido en 1857, está emplazado en la calle San Francisco, entre Plaza Mayor y San Pedro. Se asciende a través de una angosta escalera de caracol que conduce a la parte superior de la torre (Donde está la linterna) y desde dónde se pueden disfrutar de las mejores vistas de la ciudad de Colonia, así como del Río de la Plata, sus islas cercanas y, si hay buena visibilidad, de la ciudad de Buenos Aires. El Faro tiene dos destellos rojos cada nueve segundos. Es una torre circular de mampostería blanca con cúpula a franjas radiales blancas y rojas. Tiene una estructura única de base cuadrada y torre cilíndrica que llega hasta la linterna, fue armado sobre una de las antiguas torres del Convento de San Francisco, cuyas ruinas se encuentran al pie del faro. Su altura es de 26 metros y posee un alcance luminoso de 7,8 millas náuticas.

Convento de San Francisco.

Ubicado junto al faro, se trata de las ruinas más antiguas del país, que datan del año 1694. Las ruinas del convento de San Francisco constituyen un punto de referencia histórico que data del siglo XVII. Aunque, en la actualidad, el faro de Colonia del Sacramento se erige sobre las ruinas, muchos de los antiguos muros, puertas y caminos del convento aún pueden visitarse. Las ruinas se han convertido en una de las principales atracciones del centro histórico. El convento se quemó a principios del siglo XVIII y las ruinas han permanecido intactas todos estos años.

Puerto de Colonia.

Por su cercanía a Buenos Aires, es la principal puerta de entrada a la ciudad, con intenso tránsito de pasajeros entre las dos orillas del Río de la Plata. Contemplar un atardecer desde el puerto, con los buques de fondo y la inmensidad del Río de la Plata, resulta es una increíble experiencia.

La Plaza de toros Real de San Carlos.

Está ubicada en la zona de Real de San Carlos, a 4 km del barrio histórico de Colonia. Es la única plaza que se mantiene en Uruguay y fue erigida con un estilo mudéjar, muy similar a las plazas de toros de España, conservando arcos y algunos detalles de circunferencia. Es una obra realizada por el arquitecto argentino José Marcovich y el ingeniero Dupuy. Se inauguró el 9 de enero de 1910 contando con ocho corridas oficiales, si bien hubo más de ochenta, pues se continuó utilizando el espacio para espectáculos aún bajo la prohibición de corridas por parte del presidente José Batlle y Ordóñez en 1912.

Colonia posee una buena oferta de museos y, en ese sentido, es recomendable visitar el Museo Español, el Bastión del Carmen, el Museo de los Azulejos y si desea conocer más de la historia, el Archivo Regional.

Si dispone de tiempo puede hacer un recorrido guiado por el casco histórico, la gente de la Asociación de Guías Profesionales de Turismo de Colonia realiza distintos circuitos guiados a pie por el barrio. O si prefiere ir por su cuenta y dejarse llevar por su intuición, caminar debajo de los árboles cámara en mano y perderse por sus mágicas callecitas, puede disfrutar a su antojo de toda la tranquilidad de este rincón privilegiado del Uruguay, pero haga lo que haga, no puede marcharse sin antes haber disfrutado de un atardecer con vistas al río, uno de los mejores atardeceres del continente. No se lo pierda, se lo puedo asegurar.

Hasta el próximo encuentro.

Omar Magrini

Fuentes:

Redes Sociales

Asociación Turística de Colonia

http://www.coloniaturismo.com/index.php/en/

http://turismo.gub.uy

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html