Una vida en letras

Periodista, escritor y dramaturgo Roberto Payró inspiró a muchas generaciones de escritores.
Ver galería Roberto-J.-Payró
1 / 2 - Roberto-J.-Payró

Todo el mundo que es concurrente a ver obras de teatro conocerá el Teatro Payró, uno de los más importantes teatros independientes de la ciudad de Buenos Aires, sin embargo muy pocos de esos concurrentes pueden afirmar si saben quien fue Roberto Payró por quien lleva el nombre el teatro.
El hombre en cuestión fue periodista, novelista, cuentista y dramaturgo argentino, nacido en Mercedes, Provincia d de Bs. As, en 1867

Fundó el periódico “La Tribuna” en la ciudad de Bahía Blanca, donde publicó sus primeros artículos periodísticos. .

Una de sus primeras corresponsalías fue desde Uruguay, donde cubrió La Revolución Oriental, desde el teatro de los sucesos en oportunidad de la sublevación de Aparicio Saravia (1903).

Enviado frecuentemente al interior del país -y también al exterior-, por sus crónicas de viaje y sus relatos costumbristas se convirtió en uno de los hombres de prensa más talentosos de la Argentina.

Desempeñó una labor importante en el diario La Nación de Buenos Aires y muchos de sus artículos fueron recogidos por distintas publicaciones de la época como por ejemplo: La Australia argentina (1898). Su principal labor fue viajar a Europa como corresponsal de guerra durante la Primera Guerra Mundial.

En Europa escribió un material compilado por la investigadora belga-argentina Martha Vanbiesen de Burbrige y publicado en 2009. Participaba en reuniones con otros escritores socialistas, como Leopoldo Lugones, José Ingenieros y Ernesto de la Cárcova.

En 1895, se publicó una recopilación de sus artículos, en el libro Los italianos en la Argentina. En sus novelas puede apreciarse un lenguaje propio de la época, costumbrista, irónico. Utiliza personajes típicos y relata situaciones comunes, mostrando a los inmigrantes italianos, o el “pícaro criollo”.

Entre las novelas, conviene destacar “El casamiento de Laucha” (1906), novela corta que narra la historia de un pícaro criollo llamado Laucha, el cual finge su matrimonio con la propietaria de una tienda a la que arruina y luego abandona; y “Divertidas aventuras del nieto de Juan Moreira” (1910), en la que se narra la historia de la carrera política de un provinciano. Además, escribió novelas históricas como “El falso Inca” (1905), “El capitán Vergara” (1925) y “El mar dulce” (1927), en la cual trata sobre la vida del conquistador Juan Díaz de Solís.

De su producción cuentística, sobresalen “Violines y toneles” (1908); “Historias de Pago Chico” (1920); y “Nuevos cuentos de Pago Chico” (1929), donde denuncia con humor la política y la administración del país.

Entre sus obras dramáticas, conviene destacar Canción trágica (1900), Sobre las ruinas (1904), Marco Saveri (1905), El triunfo de los otros (1907), Vivir quiero conmigo (1923), Fuego en el rastrojo (1925), Alegría (1928) y el sainete titulado Mientraiga; estas dos últimas son obras póstumas.

Paralelamente con su producción periodística, fue desarrollando una obra literaria brillante. Sus libros contienen revelaciones humanas valiosas y, en muchos casos, cautivan por su desbordante gracia y su agudo sentido satírico y social. Varias de sus obras pasaron a ser clásicos de la dramaturgia al ser puestos en escena en diferentes ocasiones.

Amigo y compañero de generación de Leopoldo Lugones, José Ingenieros y Ernesto de la Cárcova, entre otros periodistas de inolvidable presencia en la Argentina del Centenario, Roberto J. Payró murió en Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires, el 5 de abril de 1928.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html