Galería Güemes, un encanto porteño

Arquitectura Por
Considerada una de las obras cumbres del Art Noveau argentino y declarada sitio de interés en el año 2000 por la Legislatura porteña, la Galería Güemes es hoy un emblema de la ciudad.
Ver galería galerias guemes1
1 / 3 - galerias guemes1

Inaugurada en diciembre de 1915, esta galería-pasaje tuvo un comienzo con problemas. Emilio San Miguel y David Ovejero, dueños de la casona ubicada en la calle Florida, querían construir un edificio de 80 metros de altura, con una sala de espectáculos en el subsuelo, cosa que estaba prohibida. Tuvo que ser el intendente Anchorena quien recomendara al Consejo Deliberante aprobar los planos de esta galería. Tras un acuerdo, se modificaron los planos y su planta baja se convirtió en un pasaje público que une la peatonal Florida con la calle San Martín sumando, así, al edificio del Banco Supervielle al proyecto.

Su multiplicidad de funciones implicaba una gran novedad para los transeúntes. En su subsuelo se encontraban un teatro, un cabaret y un restaurante. Su planta baja funcionaba como centro comercial y, en los pisos superiores, había oficinas y departamentos.

Grandes personalidades pasaron por su sala de espectáculos, incluído Carlos Gardel, quien se presentó en febrero de 1917; también supo ser hogar del reconocido escritor francés Antoine de Saint-Exupéry, quien vivió allí con su peculiar mascota: un cachorro de foca que mantenía instalado en la bañera de su habitación. Inspiró al escritor Julio Cortázar, quien la unió con la Galería Vivienne de París en su cuento “El otro cielo” para representar  la doble vida del protagonista.

En la actualidad, la planta baja sigue siendo un centro comercial y, en el extremo de San Martín, funciona aún la sede del Banco Supervielle. La sala de espectáculos, que ha sido totalmente restaurada, lleva hoy el nombre de Astor Piazzolla.

Sin embargo, uno de sus mayores atractivos, es el mirador. Restaurado completamente en 2013, presenta una vista 360° de la ciudad de Buenos Aires. Desde allí, se puede admirar gran cantidad de edificios emblemáticos, tales como el Palacio Barolo, el edificio Bencich y el Congreso de la Nación, entre otros. El mirador está abierto al público durante la semana por un valor de $50 y, una vez por mes, el Gobierno de la Ciudad realiza una visita gratuita

A pesar de haber sido destronado como el mirador más alto de la ciudad, la Galería Güemes aún conserva su encanto y es una de las visitas casi obligadas del centro porteño.

Fuente: diario de cultura

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html