Hollywood se suma al carro de la literatura

Cine Por
La figura del actor escritor no es nueva pero sí se trataba de una ‘rara avis’. Sin embargo, la situación parece haber cambiado y son muchos los intérpretes que se animan a escribir.
Ver galería SeanPenn- libro
1 / 2 - SeanPenn- libro

Si hay una cosa que tengan en común la mayoría de los artistas de Hollywood es la versatilidad. Tan pronto dirigen una película, como la producen o escriben su propio guión. Algunos incluso se animan a adentrarse en otros ámbitos como el mundo de la canción, como hizo en su día Will Smith o Selena Gómez, aunque cada vez es más común que se abran paso en el terreno de las letras.

Si bien muchos han protagonizado sus memorias o una autobiografía, algo habitual entre los artistas, otros optan por embarcarse en la no ficción. La figura del actor escritor no es nueva en el Hollywood clásico pero sí se trataba hasta ahora de una rara avis. Pero todo parece indicar que se está dando la vuelta a la tortilla a la situación de una forma exagerada. El último ejemplo de ello es Sean Penn, que esta semana ha anunciado que, próximamente, su primera novela, Bob Honey Who Just Do Stuff, vería la luz en las librerías.

En 2016, el ganador de dos Oscar por sus papeles en Mystic River (2004) y Milk (2009) ya publicó un audiolibro bajo el pseudónimo de Pappy Pariah. De hecho, su nuevo libro es una ampliación de este primer escrito. Narra la historia de Bob Honey, un hombre de mediana edad, divorciado y desilusionado que tiene muchos oficios: especialista en aguas residuales, proveedor de productos pirotécnicos y asesino a sueldo de una misteriosa agencia gubernamental que paga en billetes pequeños.

El intérprete de películas como The Last Face se suma así a la afición literaria de otras estrellas de la meca del cine como Tom Hanks, que debutaba como escritor el pasado mes de octubre con una recopilación de cuentos que tituló Uncommon Type: Some Stories . El intérprete trató en el libro una de sus principales aficiones: coleccionar máquinas de escribir antiguas. En 2014 ya publicó un texto de ficción en la revista The New Yorker, titulado Alan Bean Plus Four sobre una expedición a la Luna realizada por cuatro amigos.

Gene Hackman, en cambio, ya lleva tiempo unidos al tren de la literatura. De hecho, ¿nadie se ha dado cuenta de que hace más de una década que Hackman no aparece en una sola película? La respuesta es que se ha puesto a escribir. El actor de 86 años, o ex actor, según se vea, explicó que estaba harto de que la crítica despachara el talento interpretativo de sus últimas incursiones cinematográficas con una o dos frases indulgentes, por lo que advirtió que se encerraría a solas con su pluma. Lo ha cumplido, y toca todo tipo de géneros: novelas de aventuras e históricas a cuatro manos -con su amigo y conocido submarinista Daniel Lenihan- e incursiones a solas, como el thriller Pursuit y el western Payback at Morning Peak. Todas esperan la traducción.

Steve Martin también lleva mucho tiempo en el mundillo literario. Al cómico se le ama o se le odia, pero nadie le puede negar el talento para escribir sus propios monólogos y el interés de los relatos que con regularidad escribe en The New Yorker. Hace unos tres años Random House publicó Un objeto de belleza , su tercera novela, un ajuste de cuentas con el mundo del arte neoyorquino que él ha diseccionado con una elegancia cercana a Scott Fitzgerald.

Entre las aspiraciones de Ethan Hawke también se escondía la de convertirse en escritor. Debutó en 1996 con una breve novela generacional, The Hottest State , más tarde llevada al cine, que fue saludada con una simpática sonrisa por la crítica. Su segunda incursión, Ash Wednesday , en el 2002, un retrato esquinado de sí mismo que no esconde sus contradicciones, convenció muchísimo más y fue alabada por la crítica. En el 2015 publicó la juvenil e histórica Rules for a knight .

No ha tenido la misma suerte James Franco. Lo cierto es que el actor ha intentado tocar demasiados palos y ni las redes sociales ni la crítica le han tratado con demasiada compasión. Pero sí se debe valorar su empeño e implicación, pues se matriculó en cuatro cursos de posgrado de escritura a la vez e inició un doctorado en Yale. Dos años más tarde publicó Palo Alto , una colección de relatos a la que The New York Times le reconoció el talento narrativo aunque el resultado final fuese calificado de un tanto “vacuo”. Hace dos años apareció Hollywood Dreaming, un ejercicio de autoficción ilustrado, cómo no, por él mismo.
Cara Delevingne es una de las pocas mujeres en la lista. No por no publicar libros, pues una gran mayoría de celebrities lo ha hecho: Kate Hudson, Jessica Alba, Elsa Pataky, Jennifer Hudson, Eva Longoria, Alicia Silverstone, más recientemente Cameron Diaz, y por supuesto no puede faltar la reina del lifestyle Gwyneth Paltrow. La cuestión está en que son, por norma general, libros sobre estilo de vida, salud y belleza, pero no historias de ficción como el artículo trata. De todos modos, si se debe destacar el libro de la modelo y actriz, titulado Mirror mirror , dedicado a los más jóvenes y que trata sobre los cambios en la adolescencia y el proceso de maduración personal.

Pero los nombres no terminan aquí pues a la lista se pueden perfectamente unir el cuento que John Travolta dedicó a su fallecido hijo o la pequeña editorial, Perceveral Press, de Viggo Mortensen, o el mismísimo Jim Carrey, entre otros. Lo que sí que queda constancia es que, en los últimos años, los actores-escritores están a la orden del día.

Fuente: lavanguardia

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html