Los diez lugares más bonitos de España.

Un recorrido por los sitios más bellos del país Europeo.
Ver galería pueblos 13 bocairent
1 / 11 - Bocairent nevado. Comunidad Valenciana.

          A lo largo de estos años en la vieja y querida Europa he recorrido distintos lugares de España y me he encontrado con sitios realmente muy bonitos y únicos; más allá de las grandes urbes, sus museos y palacios, o sus playas o las imponentes montañas, hay pequeñas y exclusivas joyas que uno va descubriendo, encantadores pueblitos en su mayoría o extraordinarios lugares que vale la pena visitar. Realmente quedé sorprendido con algunos sitios, por su belleza y por su simpleza, son lugares donde pareciera que el tiempo se ha detenido y que guardan toda la magia de un pasado muy lejano, pero están aquí, en este presente, para seguir deleitándonos ahora y siempre, en el futuro. Naturaleza y mano del hombre, instinto de supervivencia.

Aquí un detalle de los diez lugares más bonitos que he visitado en España:

       1. Bardenas Reales. Navarra.

Las Bardenas bien podrían estar en California o Nevada, pero están en Navarra. Con más de 40.000 hectáreas de arcilla, yeso y areniscas erosionadas por el viento y agua, encontramos un paraje lunar casi desierto que se le conoce con el nombre de Bardenas Reales. Enclavado en el sureste de Navarra podemos pasear solitariamente por sus barrancos, mesetas y cerros formados a base de tiempo y paciencia por las tímidas aguas y los vientos que azotan el lugar. Destino premium elegido por los amantes de la fotografía.

Una buena opción para visitar las Bardenas es alojarse en Valtierra en una Casa Cueva. Bonitas habitaciones con todas las comodidades de un hotel. Los más pequeños, aparte de divertirse descubriendo las raras formas del parque natural erosionado, podrán visitar el parque de atracciones Senda Viva con todo tipo de diversión: animales, espectáculos, atracciones y actividades. Son famosas sus rutas de bicicleta de montaña.

Juego de Tronos.

En la espectacular serie de la cadena HBO, las increíbles Bardenas Reales forman parte del Mar Dothraki, quizás en su versión más agreste y extrema. Las Bardenas se dividen en varias partes en función de su orografía y color. Parecen un mundo aparte, un trozo de Marte en la Tierra.

 

  1. Frías. Burgos. Castilla y León.

El Ebro a su paso por las tierras de las Merindades, en el norte de Burgos, deja a sus orillas la bella ciudad de Frías, la más pequeña de España. Su sorprendente silueta sobre un peñasco se encuentra enmarcada por el imponente pico Humión, el más alto del Parque Natural Montes Obarenes.

El Castillo de los Velasco y la Iglesia de San Vicente Mártir, presiden este Conjunto Histórico Artístico. En torno a estas edificaciones se apiñan las casas colgadas que cuelgan de la roca desafiando las leyes de la gravedad. En 1202, Alfonso VIII otorga fueros a Frías y favorece su desarrollo económico. Frías que anteriormente dependía de navarra, regresa a Castilla. Ya en 1435, Juan II le otorga el título de Ciudad. Éste se la cambia a Pedro Fernández de Velasco por Peñafiel. Quién quiso someter a la cuidad, quitándole los fueros y privilegios, consiguiendo que pueblo se sublevase contra él, naciendo así la Fiesta del Capitán, celebrada, el fin de semana siguiente al 24 de junio.

 

  1. Júzcar. Málaga.

Encantador pueblo de poco más de 200 habitantes en plena sierra malacitana y a tan sólo 30 kilómetros de la deslumbrante localidad de Ronda. Si en algo nos encanta destacar a los humanos, y cómo no a las villas o ciudades, es en el galardón de algo concreto. Júzcar tiene el atractivo, no sólo de hallarse en un bonito paraje y a escasa distancia de la Costa del Sol, sino también de presumir de una curiosa etiqueta, ésta es la de “Primer pueblo pitufo del mundo”. Efectivamente, sus casas coloreadas de azul cielo dotan de lugar único al pueblo.

Si buscamos en los archivos, encontraríamos un dato interesante; fue aquí donde se instaló la primera fábrica de hojalata en España, de la cual hoy en día apenas quedan ruinas. Sin duda un interesante destino, a donde acuden muchas familias con los niños, éstos encantados con sus disfraces de pitufo.

 

  1. Garachico. Tenerife.

Este pequeño y hermoso pueblo de arquitectura típica canaria y encaramada al mar, renació de sus cenizas como el ave fénix. Ya que hasta el año 1706 cuando fue sepultada por la erupción del volcán Arenas Negra, era el puerto comercial más importante de las islas y nexo de unión con la España peninsular, ahora y después de muchos años es el pueblo más importante tanto a nivel administrativo como turístico de la Isla Baja, nombre que recibe esta comarca del noroeste de la isla de Tenerife.

Gracias en parte a quedar casi sepultado por las lenguas de lava del volcán Arenas Negras, se crearon junto al mar una serie de piscinas naturales, que se nutren del agua del mar y que es conocido como el “caletón” y lugar de encuentro de lugareños y turistas durante casi todos los días del año. En Garachico nos podemos encontrar con varios hoteles rurales de categoría y diferentes apartamentos de alquiler, siendo un lugar ideal para alojarse en ellos y se sitúa como gran alternativa a los grandes centros turísticos de la isla de Tenerife. Además, posee una rica y variada gastronomía basada en productos locales siendo sus platos principales el pescado fresco que los suelen hacer a la plancha o frito y servido con ensalada y papas arrugadas aliñadas con mojo verde.

 

  1. Chiclana de Segura. Jaén.

En la provincia de Jaén, situado en la comarca de El Condado se encuentra el bello pueblo de Chiclana de Segura. Incluido en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, este pequeño municipio hará las delicias de las familias y turistas que decidan pasar sus vacaciones en él.

Fácilmente divisable debido a su enclave en lo alto de una cima, Chiclana de Segura posee un castillo, de origen árabe, que fue declarado Monumento Histórico en 1985. Además, el viajero podrá disfrutar de la Iglesia parroquial de San Pedro (siglo XVI-XVII). Destacan también sus múltiples casas enclavadas en la roca maciza. Si esto no fuera suficiente, los alrededores de la localidad con una presencia masiva de olivar conquistarán al fotógrafo que quedará deslumbrado por los paisajes que se pueden capturar desde cualquier rincón del pueblo o alrededores.

 

  1. Castellfollit de la Roca. Gerona.

Este pequeño pueblo de la comarca gerundense de la Garrocha tiene la espectacular cualidad de hacer equilibrio sobre una roca.  Es uno de los términos más pequeños de España, con menos de 1 km2 de superficie y se encuentra situado en el Parque Natural de la zona volcánica de la Garrocha.

Castellfollit se eleva 50 metros del suelo sobre un riscal basáltico, lo cual conforma la espectacular silueta del pueblo. Con 1 kilómetro de longitud, Castellfollit se distribuye en una calle principal y pequeñas callejuelas que dan paso a bellos miradores.  Pese a su pequeña extensión, se encuentran varias tiendas de dulces y pastelerías con productos típicos de la comarca, un reclamo turístico muy agradecido para los más golosos. En sus alrededores se encuentra la ya mencionada zona volcánica de la Garrocha, con 40 conos volcánicos y varios pueblos de interés, como el bello y medieval Besalú, uno de los más conocidos de la provincia de Gerona.

 

  1. Lastres. Asturias.

Sabor marinero por los cuatro costados en una de las villas más bellas del litoral asturiano. Es una delicia pasear por sus calles empinadas y empedradas, cuyas casas cuelgan literalmente unas encima de otras sobre la ladera. Es el escenario donde se rodó la serie de televisión Doctor Mateo, incluido el faro a las afueras de la localidad, y situado en un acantilado desde la que se disfrutan vistas espectaculares del Cantábrico. Con sus calles en su mayoría estrechas y angostas, empedradas como las de antes y siempre en pendiente, con un enjambre de arterias pequeñas por las que transita la vida social de unos hogares que parecen colgar hacia el abismo y que desde siempre han tenido en el mar el reflejo exacto de su propia inclinación.

Destacan las hermosas balconadas por doquier y la cercanía de las casas entre sí, que parecen haber sido construidas para arroparse mutuamente de los embates del Cantábrico. El laberinto es de paredes blancas, salitre y caprichosas simetrías. Se cuentan en Lastres más ángulos y perspectivas que en ninguna otra localidad de las inmediaciones.

 

  1. Santillana del Mar. Cantabria.

Cita imprescindible para el turista que visita Cantabria. Santillana del Mar en sin lugar a dudas una de las localidades de mayor valor histórico-artístico de España, hasta el punto de que todo en ella es monumento.

Conocida como "la villa de las tres mentiras", pues ni es "santa", ni "llana", ni tiene "mar", Santillana del Mar es la capital de un municipio de 4.000 habitantes dedicados en su mayoría a la actividad agropecuaria y, sobre todo, al turismo. Su excelente conservación la convierte en un lugar donde parece que el tiempo se ha detenido, y su arquitectura es un buen ejemplo de las época medieval, renacentista y barroca, donde destaca la Colegiata con un claustro que no hay que perderse bajo ningún motivo. En sus inmediaciones se encuentran las Cuevas de Altamira, Patrimonio de la Humanidad, y conocidas como la Capilla Sixtina del Arte Rupestre.

 

  1. La Alpujarra. Granada.

“Si muero, dejad el balcón abierto”, escribía Lorca. Que entre el viento fresco de las cumbres de Sierra Nevada, cubiertas de blanco aún en pleno estío. Que llegue el rumor de Mediterráneo que brilla, azul, allí a lo lejos. Si el día está despejado se divisa el contorno de las montañas africanas, el Rift, dibujadas en el horizonte. Las vacas pastan a lo largo de los prados verticales.

Las cerezas empiezan a asomar, rojas y apetecibles. Las cabras montesas compiten con las águilas reclamando los riscos. Las lagunas glaciares se deshielan buscando el camino hacia el mar. Mientras, los hippies montan su mercadillo de artesanía local. Se despiertan los pueblos de nombre gallego – Capileira, Pampaneira, Ferreirola… esos pueblitos blancos aferrados a las laderas en frágil equilibrio, donde los gatos te miran curiosos desde las ventanas con rejas y geranios…

 

  1. Bocairent. Comunidad Valenciana.

Bocairent es un pequeño pueblo del interior de la provincia de Valencia cercano a Xativa levantado como un asentamiento musulmán sobre una posición estratégica en lo alto de un cerro. Ya antes de llegar se divisa a lo alto del pueblo la torre de la iglesia de la Asunción, construida sobre los restos de un antiguo alcázar árabe. Pasear por sus angostas calles del casco medieval, hoy tranquilas pero rebosantes de historia, te desplaza a tiempos pasados de disputa entre moros y cristianos. Llegamos a el de casualidad y encontramos un rincón no muy conocido que tiene mucho que contar. Bocairent no solo tiene su iglesia del Siglo XVI,  también tiene la plaza de toros más antigua de Valencia, las Covetes dels moros,  un monasterio rupestre excavado en la roca y varias ermitas.

Hasta nuestro próximo encuentro.

Omar Magrini

www.nationalgeographic.com.es

www.blogdeviajes.org

Redes Sociales

Flicker

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html