Paul Auster y el cineasta Emmanuel Carrère abrieron la Feria del libro de Guadalajara

Entre los autores presentes en Guadalajara sobresalen el estadounidense Paul Auster, encargado de abrir las actividades del Salón Literario; el español Fernando Savater, el nicaragüense Sergio Ramírez, el colombiano Evelio Rosero y Carrère, periodista y cineasta, quien ofreció el discurso “En el fondo, ¿la generosidad y la libertad no son lo mismo?”.
Ver galería feria del libro guadalajara 2017
1 / 2 - feria del libro guadalajara 2017

La trigésima primera edición de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara quedó inaugurada en la mañana del sábado 25 de noviembre con un acto oficial encabezado por las autoridades de la Universidad de Guadalajara, representantes gubernamentales de la delegación de Madrid, invitada de honor, junto con el escritor francés Emmanuel Carrère, receptor del Premio FIL en Lenguas Romances 2017.

Emmanuel Carrère inició su discurso lamentando que el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2017 no lleve más el nombre de Juan Rulfo.

En su discurso de apertura de la FIL Guadalajara 2017, titulado “Los huesos de Poe”, el autor estadounidense Paul Auster estableció con absoluta claridad el vínculo entre los escritores norteamericanos de finales del siglo XIX con los hombres de letras franceses de aquella época. Para Auster, un poeta busca inspiración en un creador de otro país cuando pretende algo “que de inmediato no encuentra disponible en su propia lengua o literatura”. A través de una anécdota sobre la lápida del inigualable Edgar Allan Poe y las circunstancias de la ceremonia fúnebre en honor del autor de El cuervo, a la que solamente se presentó el gran Walt Whitman como invitado, el autor de Diario de invierno justifica el hecho de que el lugar de origen de un poeta o su verdadero “sitio” sea un misterio para sus semejantes si se asume como propósito de la poesía —y, por extensión, la literatura toda— la observación del mundo con nuevos ojos y el descubrimiento de las cosas frente a las cuales todos los demás pasan de largo. El estadounidense perfiló así el contexto evolutivo de la literatura de su nación desde principios del siglo XX gracias sin duda a Stéphane Mallarmé, Guillaume Apollinaire y otros grandes nombres de la literatura francesa, y la influencia que generaron por su lado Poe y Whitman en tierras francófonas.

Por su parte, el cineasta francés Emmanuel Carrère inició su discurso de agradecimiento lamentando que el reconocimiento del cual es receptor en la FIL Guadalajara en esta ocasión, el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2017, no lleve más el nombre de quien le proporcionó tanto placer al leer su obra: Juan Rulfo. De allí, el director de La Moustache (2005) tomó los derroteros de la distinción entre ficción y no-ficción en la literatura para comprender su propia bibliografía, para luego profundizar en las experiencias que le dejó su entrada al mundo de la literatura, un ámbito que contrastó hábilmente con el mundo de la cinematografía. Para Carrère, el uso de nombres propios en un texto puede servir para distinguir claramente una obra de ficción respecto a otra de no-ficción. Reconoció además que no le molesta escribir de sí mismo como lo hace: “¿Y por qué? Por una razón muy simple: porque soy yo quien decide qué revelar y qué callar. Soy yo quien decide en qué punto colocar la línea divisoria entre el autoelogio y la autodenigración (…)”. Finalmente, planteó al público la interrogante de si, al final, la generosidad y la libertad no eran lo mismo en el fondo, a partir de las vivencias de Truman Capote y Charles Dickens con los sujetos reales que servirían para dar nacimiento a obras de renombre: A sangre fría y David Copperfield, respectivamente.

Las versiones en castellano de los discursos de Auster y Carrère fueron elaboradas por Benito Gómez Ibáñez, del inglés, y Dulce María Zúñiga, del francés.

Fuente FIL

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html