Franco Luciani: Una armónica de alto vuelo

Música 28/04/2017 Por
Entrevista SEMANAL. Una charla con un músico que trasciende las fronteras y que nos dice "Lo que yo estoy haciendo ahora es lo que quiero ser y hacer"
Ver galería luciani2
1 / 3 - Luciani Franco

¿Cómo llega la música a tu vida?

FL: Está desde siempre, es una relación familiar desde muy chico. Mis dos abuelos eran músicos. Mi abuelo Orlando Luciani, fue uno de los mentores de lo que es hoy la Ardal, la Asociación Rosarina  de Artistas Líricos, él cantaba las óperas como tenor principal, en el legítimo Teatro Círculo de Rosario y yo me crié escuchándolo vocalizar a él  todos los días a la tarde. Por parte de mi abuelo materno, Domingo Menna, también llegó la música, él era director de la Orquesta de la Banda Militar de la ciudad de Santa Fe entre otras cosas que hizo

¿Y tu papá es melómano?

FL: Mi viejo hoy día es un melómano que puede juntarse con los amigos a escuchar música. Es un fanático del jazz y del rock británico aunque escucha de todo. Todas las músicas que te imagines por primera vez me las hizo escuchar mi viejo. A mi viejo no hay nada mejor que llevarle de regalo un disco que no se consigue acá.


¿Tus hermanos también son amantes de la música?

FL: Somos tres. El del medio es Ingeniero Químico y el más grande es Leonardo que tiene una banda de rock que se llama Fluidos que es una banda que esta creciendo muchísimo muy convocante en Rosario.

¿Hay más músicos en la familia o acá termina la historia?

FL: No, no…sigue! (Risas) El hermano de mi viejo es baterista y productor en Francia, mis primos hermanos También son músicos:  Johana es una cantante profesional de jazz y mi primo Lorenzo es baterista de una banda que hace tipo hip hop una cosa muy interesante cantado en francés y al mismo tiempo tiene una banda con la que fue a tocar a Turquía.

La mamadera y la música…

FL: ¡Totalmente! y empecé estudiando  percusión  tocando el bombo ¡Esa fue  realmente mi música infantil!  La música desde muy chiquito  siempre fue una cosa de familia El hecho de escuchar música de ponerme un auricular pura y exclusivamente para escuchar música es algo que lo hago desde siempre.  

Y tú mamá?

FL: Mi vieja cubrió una parte importante en la música que no la cubrió mi viejo que es la música del litoral. Siempre tuvo una cosa muy ligada con Corrientes donde tenía a dos de sus hermanos y de chico me hablaba del chamamé, de la guaraña, mi viejo no. Tuve la  suerte que entre los dos  se complementó  totalmente mi abanico musical.

Tenías dos viejos laburantes... y amantes de la música.

FL: Dos laburantes que amaban la música y la llevaron a la casa y más que llevarla, la trajeron puesta

Parece que a ustedes, los hermanos, le pasó lo mismo?

FL: ¡Totalmente! Todos estudiábamos de chicos en la Escuela Municipal y yo después en la Universidad, pero todos pasamos por el estudio como parte fundamental

Contame cómo fue tu relación con la música a medida que ibas creciendo…

FL: Ya en la secundaria salió la música un poco más allá de las paredes de mi casa… cuando había una joda, la frase célebre era: “vení con la viola (Risas)

FL: Y podías compartir con tus compañeros y se prendían? Sí totalmente porque yo creo que la música era un lazo que unía a todos. La música es una manera de comunicarse con el otro. El arte es un canal muy fuerte y la música ni te cuento… Te puede gustar más una que otra, pero cuando está bien hecha te llega…

Te hago la pregunta que le hago a todos los músicos… ¿La música te sirvió para seducir?

FL: Si yo creo que sí. Igualmente,  habría que hacérsela a quien la recibió  (risas) pero yo creo que sí (risas)

Se tiene la visión del músico como un bohemio y nos encontramos que en general que los músicos para ser tales tienen que tener una vida bastante metódica de trabajo y estudio…

FL:  ¡Definitivamente! Como solista por ejemplo, soy un tipo que viajo que siempre estoy tocando pero a veces es tremendo hay que tomar aire para respirar para parar un poquito Y a veces hay momentos que vas escribiendo algunas cositas pero nunca se puede dejar de tocar.
Cabe destacar que con el arte hay todo un prejuicio que progresivamente va desapareciendo pero estuvo fuertemente arraigado y centrado en que era sinónimo de bohemio como cualidad asociada a la vagancia o a fomentar el concepto que si sos artista nunca vas a poder vivir del trabajo de tu arte.
Muchos padres fueron y son los que le sugieren a sus hijos que paralelamente al estudio artístico estudien una carrera más convencional planteándose así la dicotomía entre la carrera tradicional versus el arte.

El arte es sinónimo de hobby parece no?

FL: Claro muy sinónimo de hobby,  porque el dentista, el abogado, puede tener una banda, , pero vive de su carrera supuestamente profesional como si no se pudiera además ser profesional en el arte.

Tu vida es un claro ejemplo de que si se puede…

FL: Es cierto. Soy maestro nacional de música. Tengo el título pero nunca ejercí la docencia aunque  hice prácticas… Pero soy un profesional como músico.

Si se cuarta el deseo en función del dinero cuánto puede frustrar a una persona…

FL: ¡Totalmente!  Se trunca totalmente la realización de una persona. A veces se cree que elegir la música como profesión es elegir tomar whisky y tocar la guitarra todo el día pero no pasa eso al menos que seas heredero de un magnate (risas) Pero en la música como en cualquier arte también ¡hay que laburar!  Otra cosa que la gente cree es que si te va bien es una cuestión de suerte pero ser músico es ser hoy, es sinónimo de perseverancia.

Te pregunto en tu caso particular finalizaste el secundario y te preguntaste ¿qué hago de mi vida? 

FL: No, ya en segundo ó tercer año sabia que me iba a dedicar a esto conociendo el amplio mundo que me iba a ofrecer la música, podía terminar dando clases en la escuela ó en mi casa o desarrollarme como compositor o tocando en un escenario Dentro de este amplio abanico cada uno elije su lugar y todos los espacios son necesarios.

¿Cuándo compusiste algo por primera vez?

FL: La primera vez fue un tema que yo le puse El Canalla por mi querido Rosario Central y dedicado a Don Fontanarrosa y tuve el gusto de conocer justo unos años antes de su muerte.

¿Cómo sentiste la recepción de tus pares?

FL: Muy bien, y eso es bueno porque da mucha confianza. Debo tener 5 ó 6 obras hechas no es mucho pero en los dos últimos discos me animé un poquito mas inclusive uno lo compartí con un letrista Raimundo Rosales

¿Cómo ves tú evolución desde ese chico que hizo el primer tema al músico que sos hoy?

FL: Yo veo que se van reflejando  la experiencia en las creaciones de uno. Tal vez no sepa explicarte bien de que manera ó si tendría que decir una explicación técnica si uno va aprendiendo constantemente y estudiando cosas nuevas y es mas veo que, por ejemplo, puntualmente con la composición y voy tomando cada vez mas confianza

¿Hay un género en el que no te interese incursionar?

FL: El género en el que no me interesaría incursionar es aquel que me haría hacer algo que no me guste y que sea pura y exclusivamente por un objetivo  comercial pero no tiene que ver con un género en realidad, porque se puede hacer algo popero porque es la búsqueda que uno tiene en ese momento y hacerlo con una  libertad que sea genuino

Es un tema de cultura general… fíjate que para hacer una selección de lo que me gusta y  de lo que no me guste tengo que tener un conocimiento  previo posterior a degustar otros sabores musicales

FL: Así es! A ver cómo te puedo explicar a mi me parece que es un poco así. Desde el desconocimiento ya adquirís más que todo un prejuicio. Me parece que vivimos en un mundo que si vos no abrís la cabeza, si no miras para los costados, lo único que ves es la cajita feliz que te pusieron arriba.

Y tu musa inspiradora, cuál es?

FL: Yo creo que la vida en sí es mi musa. Es algo tan difícil tan variado que decirte una puntualmente se me hace bastante complejo. La musa…? Y si, ¡vivir!

¿El arte te hace vivir las cosas  de manera mas intensa?

FL: Creo que sí pero no sabría explicarte de qué modo en particular. Quizás te diría que de manera más sensible. Hay muchos ejemplos de músicos que han compuesto sobre diferentes vivencias que han tenido.

Empezaste con la batería y  llegaste a la armónica ¿Cuál fue el proceso?

FL: Bueno el proceso siempre fui un tipo de tocar un poco de piano, guitarra y todos los elementos de percusión que llegaban a mis manos. Algunos mejor que  otros, por lo menos lo que conocemos los argentinos concretamente. Sinceramente, a la armónica yo no sé puntualmente como la agarré la primera vez. Si me acuerdo que empecé a tocar me conquistó. La armónica es tan cercana tan parte de uno, te diría que va con el respirar de uno Me acuerdo que esto fue a mediados de la secundaria yo me encontraba con Eduardo un amigo que lamentablemente ya no está y nos juntábamos a tocar el tocaba la guitarra y yo la batería pero en un momento agarrábamos los dos la armónica a nuestros 11 ó 12 años. La armónica llegó de chiquito y después un blanco muy grande hasta que la vuelvo a agarrar y ahí es cuando yo ya venía avanzado estudiando música y la comienzo a explorar con una partitura de una flauta traversa Luego con el tiempo conseguí material puntual porque hay mucho escrito para armónica, de hecho hay un concierto para armónica y orquesta que yo lo toqué hace unos años con la sinfónica de Rosario

¿Y en tu familia cómo vivieron el cambio de instrumento al que te estabas perfilando?

FL: Vuelve a parecer mi viejo en escena (Risas) Yo iba a laburar con mi papá y me llevaba la armónica. Después conseguí la cromática y mi viejo me decía sacá esa melodía y yo iba sacando. Todo esto tiene su gota que rebalsa el vaso cuando yo tenía 20 recién cumplidos y me encaminé como armoniquista y surgió un Pre Cosquín que primero gané a nivel nacional

 ¿Hacia dónde te llevó la armónica?

FL: A un montón de lugares. Estuve desde el año 2008 en una gira que fui como invitado de Mercedes Sosa durante su última gira europea y tocamos Roma, Milán y Londres También con Maby Díaz en España hicimos un homenaje a Hugo el padre  eso fue en el 2008 a partir de ahí a hoy ya fui nueve veces a Europa. He ido a Canadá y a Estados Unidos de gira y también toqué en China, en Australia y por Latinoamérica. Tengo la alegría de un tipo que viaja mucho tanto en el exterior como en el interior de su país.

Cómo sentís la recepción del público?

FL: Muy buena. Hay gente que se sorprende muchísimo con la armónica y el despliegue que puede tener en diferentes géneros musicales.  Es fuerte que la gente se pegue al escenario para decirte que le gustó lo que hiciste. Lo vivo como un alimento para seguir, pero, lo vivo bien, me genera un compromiso que asumo con más energía y con más ganas. Me compromete.  

¿Cómo te ves de acá a algunos años?

FL: Voy a empezar con algunas cositas nuevas: Nunca canté y ahora estoy haciendo unos coros para sumar los timbres de la voz  en alguna interpretación. Empezar a encontrarme en el escenario junto con la armónica y a eso sumarle la percusión pero por supuesto seguir relacionado pura y exclusivamente a la armónica
Obviamente imagino nuevos destinos, nuevos reconocimientos y emociones, nuevos colegas que descubran la belleza de este instrumento…

La verdad es que lo que yo estoy haciendo ahora es lo que quiero ser y hacer: estar viajando y estar tocando porque con 34 años tengo un lindo recorrido hecho y quiero seguir disfrutándolo.

¿Te ves dejando un legado como armoniquista?

FL: La transmisión de experiencias es una forma de dejarlo  El tema es que en algún momento hay que tirar lo aprendido al ruedo y a esa experiencia transmitirla al otro Estoy convencido que como músicos los argentinos tenemos un nivel de la puta madre que ser músico es una profesión como cualquier otra donde te puede ir bien si no olvidamos que somos laburantes  y que si uno tiene gana y sueños a las cosas hay que hacerlas, defenderlas y tomar el compromiso de hacerlo a conciencia.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html