Lito Nebbia y Pez celebran 50 años de rock

El autor del mítico tema "La balsa" y la banda de Ariel Minimal conformaron una alianza que tiene en el disco Rodar su principal fruto y lo celebran en vivo. Escuche el disco que editaron juntos.
Ver galería Nebbia-Pez-
1 / 2 - Nebbia-Pez-

Santiago Rial Ungaro, periodista cultural, diletante, también músico (Perdedores Pop, D Champions), fue el artífice para que Lito Nebbia conociera al líder de Pez . Y todo fluyó muy pronto. Nebbia convocó a Ariel Minimal para que se sumara a su banda La Luz, con Federico Boaglio en bajo y Daniel Colombres en batería. En dos años, juntos produjeron y grabaron muchísimo: Danza del corazón (2005), El palacio de las flores (2006, en realidad un álbum de Andrés Calamaro producido por Nebbia), The Blues (2006), The Blues Parte Dos (2007) y The Blues Parte Tres (un DVD lanzado en 2008).

El vínculo se fue consolidando con el paso del tiempo y ahora desembocó en un muy buen disco, Rodar (50 años de rock argentino), en el que el experimentado músico rosarino repasa joyas de su vasto repertorio con Pez como banda de apoyo, el grupo que Ariel Minimal lidera desde hace veinticinco años.

El álbum reactualiza eficazmente el sonido de los temas originales sin que eso redunde en la alteración de su inconfundible identidad. Y la voz de Nebbia, justo es decirlo, suena impecable: transmite con fidelidad el paso del tiempo y la experiencia acumulada sin denotar desgaste ni artificialidad. Pasaron cincuenta años desde que asomó la cabeza con “La balsa”, el icónico tema de Los Gatos que vuelve a brillar en este disco con Pez, y Litto sigue conservando poder de fuego y sutileza.

La lista de temas del álbum, que será presentado oficialmente mañana, en Ciudad Cultural Konex, es fascinante: entre otros, “Hogar”, “El rey lloró”, “Mujer de carbón”, “Cadenas y monedas” y una bella versión de “Pato trabaja en una carnicería”, clásico de los 70 compuesto y popularizado por Moris.

“Yo les mandé a los chicos de Pez una lista que no tenía por qué ser la definitiva, pero ellos la dejaron casi intacta. Aclaro esto porque vivimos en tiempos en los que aparece cualquiera en alguna red social diciendo «los obligó a tocar este repertorio» y mucha gente le puede creer -dice Nebbia-. La idea no era hacer covers. Los temas son los mismos, pero con una nueva impronta. Lo importante igual no es eso, sino la química que hay entre nosotros cuando tocamos. Vos leés las entrevistas que les hacen a los músicos y rara vez encontrás a alguien diga que tenía ganas de verdad de tocar con un colega. Hay muchas reuniones, sí, pero la mayoría están planificadas como un evento de boletería, no son por el puro placer de tocar. Y ese placer para mí se refleja en este disco que hicimos con Pez, naturalmente, sin forzar nada”.

Minimal confirma esa química con Nebbia sin ocultar la admiración que todos los integrantes de Pez tienen por el músico rosarino, pero también marca con claridad cuáles son los límites de esa devoción: “Con Litto no te podés poner en fan porque te pega un cachetazo. Dicho esto, debo contar que la relación que tenemos con su música es de larga data. Nos encanta su música y nos pega mucho tocar con él. Yo ya había hecho la experiencia con La Luz, pero los demás integrantes de Pez nunca habían compartido un escenario con Litto. Y están alucinados”.

Hace un tiempo, Pez había grabado dos temas de Nebbia (el superclásico “Sólo se trata de vivir” y “La ventana sin cancel”), de alguna manera un anticipo de lo que vendría. Fue un sincero tributo a un músico con cuya magnífica obra Minimal entró en contacto hace mucho: “Lo vi por primera vez en la edición original del B.A.Rock -cuenta-, cuando era muy pibe. Después, en un acto escolar donde tocaba la banda de mi hermano (el conocido conductor radial Bebe Sanzo), a mediados de los 80. Ahí Litto subió solo, con una viola acústica. Yo ya conocía "Sólo se trata de vivir", porque sonaba en todos lados y también ya tocaba la guitarra, así que empezaba a tomar conciencia claramente de quién era Litto”.

Pasaron los años y apareció el puente que los unió, aquel encuentro impulsado por un amigo en común inquieto y perspicaz que decantó en este presente excitante en el que dos fuerzas poderosas se unen detrás de un mismo objetivo. “Estamos felices haciendo estos temas -señala Minimal-. Y aunque quisimos que las canciones suenen parecidas a las originales, no nos sale estrictamente así. Salen con el espíritu de Litto y algo del estilo de Pez, lo que les da su propia personalidad, su carácter”.

Se puede confirmar lo que dice Ariel escuchando la poderosa relectura de “Hogar”, de Los Gatos, incluida en Rodar, o viendo en vivo a Nebbia sumado gustoso a los decibeles de la infecciosa “De la vieja escuela del amor”, canción de Rock nacional, el disco que Pez editó el año pasado.

En el Konex habrá un segmento en el que Nebbia tocará algunos temas solo y otro en el que Pez hará lo propio. Tanto Lito como la banda de Minimal, Fósforo García, Franco Salvador y Juan Ravioli tienen canciones de sobra como para darse ese lujo. “Todavía hoy son muchos los que me dicen: «¿Cómo hacés para grabar tanto?» -revela Nebbia-. Que vayan y se fijen en las discografías de los grandes músicos de jazz: Herbie Hancock, Miles Davis, Chick Corea… Acá no será tan usual, pero yo vivo de esa manera hace años: compongo y grabo, compongo y grabo. Y me queda tiempo para otras cosas igual, eh. Me gusta muchísimo el cine, veo películas todo el tiempo, aunque nunca se me ocurrió hacer una. Pero la música es mi vida. Peleé toda mi vida para vivir como vivo, con la música tan presente. Y lo logré en tiempos muy difíciles, con crisis económicas o en plena dictadura militar. Ese es mi propio destino”.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html