Imágenes inéditas de la manipulación personificada

Imágenes inéditas del peor dictador de todos los tiempos ensayando gestos para manipular con sus discursos a las masas de alemanes.
Ver galería hitler inedito 1
1 / 5 - hitler inedito 1

Manipulación según el diccionario de la Real Academia Española es la acción y efecto de distorsionar la realidad al servicio de intereses particulares.

Por lo tanto la manipulación mental está asociada a la toma de control del comportamiento de un individuo o de un grupo mediante técnicas de persuasión o de la presión psicológica, por ello es que el manipulador intenta eliminar el juicio crítico de la persona, distorsionando su capacidad reflexiva.

Esto es lo que, habilmente, Adolf Hitler realizó en la década de 30 cuando asumió como Canciller de Alemania, manipuló a su entorno, que lo ayudó para poder convencer a una masa entera de sus ideas.
Hasta aquí no podemos decir que reflejamos algo en la nota que nadie conociese, pero lo que si es curioso es que pudimos saber hace poco tiempo, por intermedio de fotografías inéditas de Hitler del archivo de su exfotógrafo personal, fue que el dictador y asesino ensayaba sus discursos para poder controlar sus impulsos, acentos, gestos y tener mayor capacidad de llegada a la masa que lo escuchaba obligatoriamente.

Las fotografías han sido publicadas en internet en una clara muestra de cómo el dictador ensayaba las técnicas de retórica y el arte de presentarse ante el público, demostrando una vez más que el ensayo de la manipulación es una acción preconcebida con la intencionalidad de dominar, desde lo gestual primero, y con el discurso después, a los individuos que, más débiles, se dejan convencer.

Los negativos de las fotografías que Adolf Hitler mandó destruir, que fueron realizadas durante los ensayos que hacía para preparar sus encendidos discursos, fueron mantenidos por su fotógrafo personal, Heinrich Hoffmann, desoyendo las órdenes y arriegando la vida.

En su taller taller Hoffmann trabajó con, a la postre, futura esposa del Führer, Eva Braun, siendo él mismo quien se la presentara al entonces líder nazi.

El origen de las fotos radica en la obsesión que el futuro dictador tenía con la imagen que brindaba y quería verse a sí mismo en acción para poder perfeccionar su técnica retórica.

Hoffman deliberadamente ignoró los deseos de Hitler y las fotografías lograron sobrevivir en varios archivos diferentes.

En 1955 Hoffmann publicó algunas fotos de su archivo en su libro de memorias ‘Hitler fue mi amigo’, para mostrar los gestos enfáticos que ensayaba Hitler para conferir mayor expresividad a sus discursos llenos de odio, pero disimulados con la oralidad verborragica que demostraba tener.

Las fotos fueron guardadas en el estudio de Hoffmann hasta su detención a finales de la guerra, momento en el cual se pierden de vista. Hasta que la familia del fotografo se hizo eco de su publicación, luego de que éste falleciera en 1957 en Munich.

“Adolf Hitler parece un bufón en algunas de las fotos, pero esto demuestra que él estaba experimentando con su imagen. Es decir, Hitler fue un político muy moderno para su época”, había escrito Heinrich Hoffmann en el prefacio de su libro. Y no se equivocaba cuando dijo que era un político moderno si lo comparamos con los dictadores que surgieron posterior a su caída.

Quizás copiando, o no, pero muchos personajes que posteriormente fueron dictadores de turno en distintos países utilizaropn el método hitleriano para manipular y convencer a las masas. El ensayo mostrado en las fotos deja a las claras que estos personajes siniestros no dejan nada librado al azar a la hora de saber que sus objetivos pasan por manipular a millones de personas.

Afortunadamente para la historia esas épocas ya quedaron en un pasado que aunque no se pueda modificar, si se puede mejorar.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html