Ana Díaz, una paraguaya fundadora

La vida de Ana Díaz no es muy reconocida por los argentinos, sin embargo fue la única mujer que fundó Bs. As.
Ver galería solar de ana diaz
1 / 3 - solar de ana diaz

Ana Díaz para muchos podrá ser un nombre que hoy en día no tiene mucho de especial y con el cual se identificarán muchas mujeres llamadas así. Pero a la que vamos a mencionar si fue especial. Nació en Paraguay, era hija del español Mateo Díaz (llegado a estas tierras con la expedición del adelantado Alvar Núñez Cabeza de Vaca) y de una mujer llamada Savé, de la tribu de los payaguáes (rivales de los guaraníes) que había sido tomada como cautiva por otro expedicionario y, en Asunción, la puso como premio de un juego de dados que ganó Mateo Díaz.

A los dos años de haber nacido Ana, Savé se fue con un hombre de su raza tras un ataque de los payaguáes a aquella ciudad y ella quedó a cargo de su padre. Algunos años más tarde Mateo murió y Ana quedó a cargo de un tutor quien luego traspasó los bienes de Ana a un tal Rafael Forel, su primera pareja, luego fallecido en un combate. Más tarde, se juntó con Pedro Isbrán, otro hombre de Asunción, y con quien tuvo una hija llamada Felipa.

Cuando Juan de Garay convocó para ir a fundar una ciudad-puerto a orillas del Río de la Plata, ella pugnó por ser de la partida. Garay había dicho que en la primera etapa no habría mujeres en su expedición, pero ella insistió tanto con su vocación de ser fundadora de la nueva ciudad, que integró la delegación de 54 “nacidos en tierra” (como se conocía entonces a los americanos) y diez españoles. Zarparon en marzo de 1580 en la carabela San Cristóbal de la Buenaventura y en varios bergantines y embarcaciones menores. Un mes antes, por tierra, había salido otro grupo con vacunos y caballos.

Una vez llegados al sitio fundacional de Buenos Aires, el adelantado, Juan de Garay al repartir terrenos entre 232 beneficiarios, incluyó entre ellos a los fundadores. De esta manera, Ana se convirtió en la primera mujer propietaria de un solar en la ciudad. A ella le tocó el solar número 87, el cual medía, como la mayoría, 300 varas (252 m). Parte de él se encontraba sobre la actual esquina sudoeste de Florida y la avenida Corrientes, donde una placa la recuerda hoy día, sobre la avenida, con este texto:

Ana Díaz, Acompañó a los "Mancebos de la tierra", en la expedición de Juan de Garay, y en este solar se le adjudicó en 1583, 1/4 de manzana, como participante en la fundación de Buenos Aires. Homenaje de las mujeres paraguayas integrantes del Instituto Femenino de investigaciones Históricas y del Club del Libro n° 1 de la Asunción. 1971.

Viuda de su último marido Pedro Isbrán, se casó en Buenos Aires con el mestizo Juan Martín, quien su vecino y el propietario del terreno lindante al solar y había llegado también en la expedición fundadora.

Juan de Garay llamó Valle de Santa Ana al partido de las Conchas, hoy Tigre, en honor a Ana Díaz y una calle y una una estación del Premetro de Buenos Aires, en la intersección de las avenidas Larrazabal y Cruz, llevan también su nombre.

La presencia de Ana Díaz quedó documentada en la obra pictórica Fundación de Buenos Aires, que realizó el artista malagueño José Moreno Carbonero. Este cuadro, regalo del rey Alfonso XIII para el primer centenario de la Revolución de Mayo, tiene dos versiones. La primera de 1910 y una segunda producto de que en 1923 fue llevado a España y repintado, con modificaciones, por el mismo artista, por existir errores históricos en él. En esta segunda versión, mucho más precisa que la primera, puede verse junto al rollo de la Justicia, y a unos metros de Garay, la figura de Ana Díaz con un tocado azul cubriendo su cabeza, una pechera blanca y sosteniendo un pequeño crucifijo en sus manos.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html