¡Los Murales de Las Heras!

Arte 19/04/2017 Por
¿Cuántas veces crucifican a Jesús por día en todo el mundo? ¿Cuántas veces se afirma que finalmente -y esta vez sí - llegó el Apocalipsis?
Ver galería berni instalando los murales en las heras
1 / 3 - berni instalando los murales en las heras

Durante el año 2004 tuvimos la posibilidad de ver dos impresionantes murales (tanto por su tamaño de cinco por tres metros como por su calidad técnica) hechos en tela por Antonio Berni en la Capilla del Colegio San Luis Gonzaga en la localidad de General Las Heras, a 75 km de Buenos Aires. Las obras en cuestión son: Crucifixión y Apocalipsis.

En el primero, vemos el rayo que estalla en el cielo justo en el preciso instante que Jesús muere, ya que tiene un ojo abierto y el otro cerrado. Está rodeado (típico en esta escena) de un grupo de gente, algún soldado romano y un escriba fariseo. En el segundo, se puede ver a los cuatro jinetes del Apocalipsis cabalgando imponentes por un cielo rojizo, lleno de fuego, con una mano gigante por detrás como si fuera Dios presente. Ambos realmente imponentes con gran fuerza en sus colores y en los gestos de los personajes, luego de una primera mirada y al volver a mirarlos más lentamente…

¿Qué hace ese centurión romano con un F.A.L en su mano? ¿Por qué hay gente detrás de Jesús cayendo de rodillas con brazos abiertos? ¿Por qué hay señoras con pañuelos blancos o de colores atados en su cabeza? En el otro hay un señor como huyendo con una valija llena de dólares, uno de los jinetes parece ser Berni, una televisión que parece explotar junto a un hongo atómico…

Esas observaciones fueron los detonadores para ponernos a investigar y finalmente realizar la primera de la serie de tres películas sobre grandes artistas argentinos que terminó en lo que es “Cruxicalipsis”. La historia de cómo se pintaron esos murales es sencilla. Corría el año 1978 en Argentina, plena dictadura militar, y el Padre Hipólito Pordomingo, sacerdote de la capilla de la escuela, por intermedio de un amigo común –el pintor herense Esteban Semino- le encarga, con total libertad en la elección de los temas, dos murales a Antonio Berni. Estos iban a decorar las paredes vacías de un pequeño reducto donde se celebra misa y se desarrollan actividades en relación a la catequesis. Berni accede y en ese duro contexto de país comienza a proyectar en su taller de la calle Rivadavia los murales. Con la base literaria de los libros de San Juan (también nos reconocemos fervientes admiradores de la obra del apóstol de Cristo) define “Crucifixión” y “Apocalipsis”.

Ya por esos años, Berni venía ensayando varios cuadros con Jesús crucificado y entre ellos se destaca “Cristo en el garaje”, se dice que Massera mandaba gente, e incluso llegó a ir personalmente, para ver qué era lo que Berni estaba pintando. Finalmente, luego de cuarenta estudios, las obras son emplazadas por el mismo Berni y se presentan en sociedad en mayo de 1981. Lamentablemente se convierten en sus dos últimos murales ya que Berni muere en octubre a causa de un desafortunado accidente doméstico.

La investigación nos lleva a textos y reportajes del mismo Berni donde el gran pintor santafecino propone: “Pienso que la lectura política de mi obra es fundamental. No se la puede dejar de lado. Una lectura meramente esteticista sería una traición”. Este pensamiento de Berni obliga a tener una mirada ética en el arte. No solo se propone él como artista político sino también al que está mirando. Sus obras siempre tienen algo que decir más allá de la simple escena y el espectador puede, más bien debe, tomar partido al respecto. Ahí es donde empiezan a jugar su papel el centurión con el F.A.L, las madres con niños en brazos, los caídos, los jueces. Berni sigue con respecto a Crucifixión: “A estos personajes que presenciaron la muerte de Cristo podemos encontrarlos cerca nuestro: los indiferentes que nunca despertarán; el represor y los reprimidos que nos acompañan desde siempre; y la justicia…” No hay duda, la escena es contemporánea a esos nefastos años del país ¿Quién es Jesús en “Crucifixión? Para la realización de “Cruxicalipsis” generamos para el armado del guión, tres tramas (líneas argumentales temáticas con conflicto propio).

Una es el mismo relato del evangelio de San Juan, contando los últimos momentos de Jesús, su muerte en la cruz y gran parte del libro del Apocalipsis donde se describe por medio de símbolos y metáforas el final de los tiempos. Estos textos realizados en inter títulos están acompañados por la desfragmentación en planos de cada mural, dándole una linealidad cronológica con crecimiento propio, siempre buscando la tensión que no distraiga al espectador (al fin y al cabo, es una película y nos debemos a quienes la vean). Cada encuadre elegido funciona como la unidad más pequeña en este todo pintado por Berni y, así, llegar al mural completo con la historia ya transcurrida.

Luego el desarrollo de la otra posible historia dentro de las pinturas; tratando de traspasar la tela, y llevar al espectador hacia ese contexto histórico y de ese modo llegar al por qué Berni había hecho esos trabajos. Para eso utilizamos archivos sonoros de noticieros de la época y efectos de sonido como metáforas auditivas como guías a esa transgresión que Berni había buscado.

Y por último, el pensamiento puro de Berni con respecto al arte desarrollado en textos escritos. “A mi obra se la sindica como muy argentina. Es cierto, lo nacional está simplemente en una manera de ver, interpretar y expresar esa realidad”. Berni se auto asume como canal de expresión de la dura realidad argentina de esos años, pero creemos que además y lamentablemente trasciende el tiempo y el lugar como todo gran artista y su obra.
¿Cuántas veces se lo crucifica a Jesús en el mundo? ¿Cuántas veces debemos ver morir a nuestros padres o hijos? ¿Por qué existe tanta indiferencia? ¿Por qué la justicia no actúa? ¿Por qué el Apocalipsis sucede todos los días?

El resultado final de “Cruxicalipsis”, creemos, es una rara fusión de géneros que incluye el film de arte, el documental y elementos de videoarte y/o videoclip. Si nos preguntan a qué género pertenece se nos hace complicado contestar. Si se nos indica el formato de exhibición para verla también. Creemos que es una “película” que se encuentra en el medio de los formatos audiovisuales. Igualmente nuestro objetivo fue alcanzado. Como tema principal está desarrollado el planteo sobre la Ética en el Arte (decimos todas las artes) de la mano de Antonio Berni. No hay manera de escaparle si se quiere ser artista. No hay arte si no se reflexiona sobre los sentimientos y los actos del ser humano, y esto es tanto para el artista como el espectador. Siempre debemos ser canales de transmisión de los tiempos que corren.

Finalmente citamos, una vez más, a nuestro autor, que va aún, un paso más allá: “Si no hay amor que transmitir, no hay pintura, no hay arte, no hay nada”

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html