“Casa tomada”, un desafío para la crítica

Literatura 31/05/2017 Por
El cuento “Casa tomada” del escritor argentino Julio Cortazar (nacido en Bélgica) ha sido en reiteradas oportunidades la razón de muchos estudios.
cortazar de carton
cortazar de carton
Cortazar

La manera de tratar la relación entre la realidad y lo fantástico que tenía Cortazar a la hora de escribir, choca con la concepción racionalista del mundo y por eso la realista visión de un mundo palpable resulta difícil de explicar. Entre los distintos estudios y críticas literarias que existen sobre su cuento "Casa tomada" podemos citar a aquellos que lo han comparado con el Paraíso, con una Casa endemoniada, y los más llanos lo han comprado con la situación social.

En ese sentido y según una corriente de los críticos literarios de esa época, "Casa tomada" es leído como una alegoría del peronismo, comparando la casa tomada con Argentina, a la protagonista femenina Irene con el pueblo, y al invasor con Juan Perón.

Otro estudio sobre el cuento lo ha visto como una alegoría de la expulsión de Adán y Eva del Paraíso, de la misma forma que muchos otros consideran que el incesto es lo único que realmente hay detrás de él, la expulsión de la casa siendo un castigo para los hermanos que vivían como casados, aunque lo del incesto no se menciona explícitamente en ninguna parte de la obra. Otro modo de percibir el cuento es entender la casa como el rincón del mundo de cada uno de nosotros, la que representa para cada ser humano la estabilidad, la seguridad. En este sentido, la toma de la casa juega un papel muy importante en el cuento, ya que delinea claramente la importancia que tiene la salida al mundo exterior para el desarrollo del ser humano. Un elemento narrativo que prácticamente prepara la invasión de la casa, o sea del espacio seguro de los personajes, son las pausas descriptivas de la casa, de Irene, de sus actividades. El constante detener del tiempo de la historia es signo de la nostalgia del narrador, que habla como si volviera a habitar la casa y evita la narración porque quiere retrasar lo inevitable. Además, el tiempo pausado del relato es un elemento muy útil para preparar el momento de la invasión de la casa, evento que determina el desarrollo de la acción. La misma sensación de tiempo lento se crea por el vivir sin pensar de los personajes, ya que estos se rigen según el criterio del narrador.

Pero volviendo a los estudios que lo comparan con la situación social, en ellos se considera que el autor utiliza símbolos para hablar de la realidad de su país, ya que toca el tema de la situación política de Argentina mencionando por ejemplo la fecha 1939, (aunque no se sabe porque relacionan este año al peronismo, cuando Perón era apenas un militar en comisión en el exterior) En este estudio se hace referencia a la frase “Desde 1939 no llegaba nada valioso a la Argentina”..., Pero hace referencia a libros importados en la presidencia de Ortiz, quién había disminuido las imortaciones por la guerra en Europa.

Muchos de los que lo relacionan con el Peronismo, aluden a la época en que fue escrito el cuento que coincide con el primer año de la primera presidencia del peronismo y tomándose de ese dato y del conocimiento de que Cortazar era antiperonista, elaboran hipotesis sobre el verdadero sentido del relato.

Ahora bien, desde la primera crítica de Juan José Sebreli que relacionó este cuento con el relato peronista de la década del cuarenta, se sucedieron muchas otras que se basaron en aquella primera. Y que por mi parte voy a desestimar para romper con el molde prestablecido de los estudios realizados por autores que consideraban a Cortazar como un gorila confeso antiperonista.

En palabras del propio autor “Casa Tomada bien podría representar todos mis miedos, o quizá, todas mis aversiones; en ese caso la interpretación antiperonista me parece bastante posible, emergiendo incluso inconscientemente”, se puede saber claramente que su intención primigenia nada tiene que ver con la interpretación politica que se le dio. Sin que el propio autor descarte la idea por ser posible, de acuerdo a su lógica de que todos los lectores le dan el significado al texto.

Las palabras transcritas fueron dichas en una entrevista que puede ver en el video de esta página en el cual podrá escuchar al mismo autor del cuento hablar sobre su creación. Lo curioso es que el dice que fue producto de un sueño, de una pesadilla y que considera que un cuento tiene tantas interpretaciones como lectores tenga, y en consecuencia es válido que se lo interprete así, sin afirmar que fue escrito con ese sentido de oponerse al peronismo.

Por estos argumentos y valiéndome de la propia palabra del autor es que me sitúo en la desestimación de la connotación política que siempre le quisieron adjudicar a este cuento, aunque el autor diga que no puede excluirse, pero diciendo "no es la mía" al final de la entrevista.

Con el mismo criterio podemos concluir que el cuento “Autopista del sol” (en donde un embotellamiento transcurre durante días enteros con gente atrapada en la autopista) es una analogía política de aquellos partidos que detienen a una clase social amontonándolos en el mismo nivel... Como podrá observar a un relato se le pueden dar todas las interpretaciones que se quiera, de ahí a acercarse a la concepción real del texto en la cabeza del autor, la distancia puede ser muy grande.

Con Julio Cortazar ocurre que los estudiosos o críticos especializados en literatura pretenden saber más de lo escrito que el propio autor y por eso incurren en verdades propias que quieren que sean generales, sin contemplar, como en este caso, la palabra misma del autor.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html