Riviera Francesa. Niza, el corazón de la costa azul

Lugares 05/06/2017 Por
Conozca sus atractivos, su extraordinario emplazamiento geográfico entre el mar Mediterráneo y las montañas, la suavidad legendaria de su clima, su luminosidad excepcional y única, la diversidad de sus paisajes, sus playas de hermosos tonos azulados… y más, mucho más.
Ver galería palacio de la prefectura niza
1 / 7 - palacio de la prefectura niza

Niza es la capital del departamento francés de los Alpes Marítimos y una de las principales ciudades de Francia, con más de 300.000 habitantes en el núcleo urbano y cerca de un millón en el área metropolitana.

Situada a escasos 35 km de la frontera italiana, posee el aeropuerto más transitado del país después de los dos grandes aeródromos parisinos, Charles de Gaulle y Orly, y sirve como principal puerta de entrada a la Costa Azul, un destino que atrae a millones de turistas todos los años.

La ciudad forma parte de Francia desde hace relativamente muy poco, solo unos 150 años. Mucho antes de la llegada en masa del turismo a la Costa Azul, los griegos ya se habían dejado cautivar por Niza a la que llamaron Nikaia, palabra que deriva de Niké o victoria. Luego siguieron los romanos y en el 14 a.C. el emperador Augusto fundó Cemenelum que fue ocupada hasta el siglo VII d.C. Hasta el siglo XIV perteneció a los condes de Provenza, pasando posteriormente a la casa de Saboya. El reino piamontés cedió Niza a Francia en 1860 para compensar el apoyo de Napoleón III a la unificación italiana. Mientras tanto, los aristócratas ingleses se dejaban seducir por sus aguas de tonos índigo y por su privilegiado clima. Esa colonia inglesa fue creciendo y en 1822 construyeron la llamada Promenade des Anglais, un elegante paseo marítimo de siete kilómetros que desde entonces ha sido el mejor lugar para pasear y para ver y ser visto.

Pero sus raíces italianas siguen estando muy presentes hoy día, como se puede apreciar, por ejemplo, en la gastronomía local, con una amplia variedad de platos hechos con ravioles, ñoquis u otros tipos de pasta. Sólo hay que tener en cuenta que el líder de la unificación italiana Giuseppe Garibaldi nació en Niza y da nombre a una de las principales plazas del centro histórico de la ciudad.

No obstante, Niza también conserva sus propias raíces, porque su condado gozó siempre de cierta autonomía y tiene, incluso, su propio idioma, el nizardo, un dialecto del occitano que todavía puede leerse en los nombres de algunas calles.

Aunque Niza es una ciudad muy extensa, el centro histórico es pequeño y se puede recorrer a pie sin problemas. Está formado por un entramado de estrechas callecitas y diminutas plazas, que desprenden un intenso aroma mediterráneo, con coloridas fachadas envejecidas por el aire de mar. Pasear por las calles de esta ciudad es uno de los mayores placeres que se pueden experimentar en Europa. El barrio antiguo, conocido como le Vieux Nice, destaca por las fachadas en tonos crema y pastel. Sus callecitas, placitas escondidas y viejos campanarios nos recuerdan que estamos en la Provenza. El Cours Saleya, plaza animada por puestos de flores y anticuarios, es el centro de la Niza antigua y es aquí donde se pueden encontrar los mejores productos de la comarca: flores, aceitunas, hortalizas o hierbas.

La Vieja Niza (Vieux Nice) se levanta al abrigo de una colina de casi 100 metros de altura, conocida como la colina del castillo (Colline du Chateau) porque en lo alto se pueden ver los restos de una antigua fortaleza del siglo XII. Toda la colina es un frondoso y florido parque muy agradable para pasear y sacar las mejores fotos con las mejores vistas. Las panorámicas del puerto y de la ciudad vieja desde los miradores de la colina son magníficas. Vale la pena subir a pie, aunque también se puede tomar un ascensor público. Al otro lado de la colina del castillo se encuentra el puerto de Niza, plagado de yates y embarcaciones de recreo.

Otro lugar emblemático de la ciudad es la plaza Massena, auténtico corazón de Niza, en la que se destacan las siete esculturas del artista español Jaume Plensa. Son siete figuras humanas pensativas encaramadas en lo alto de enormes mástiles, que por las noches se iluminan y van cambiando de color. La plaza Massena, atravesada por los modernos tranvías de Niza, está rodeada en su extremo norte por bellos y nobles edificios. Desde esta plaza parte la avenida Jean-Médecin, una de las principales arterias de la ciudad, y la promenade du Paillon, un amplio paseo arbolado con fuentes y jardines, que circunda el centro histórico.

Pero si por algo es conocida Niza es por sus playas, lugar de recreo para la alta sociedad europea desde principios de siglo. Actualmente ha perdido parte de su antiguo elitismo, pero en el paseo de los Ingleses (promenade des Anglais), todavía pueden observarse las lujosas fachadas de algunos hoteles o teatros históricos.

Muchos tramos de la playa están ocupados por las sombrillas de los hoteles o de restaurantes a pie de playa. Elija, según sus preferencias, entre las 15 playas privadas y 20 públicas... Y todo ello con total seguridad: las zonas habilitadas para bañarse responden a las normas vigentes y la delimitación de los sectores para las actividades náuticas es efectiva, así como la vigilancia de las playas.

La gastronomía es otro de los grandes atractivos de Niza. Además de los mencionados platos de pasta, reminiscencia de su pasado italiano, destaca la ensalada nizarda, elaborada con anchoas, pimiento y huevo entre otros muchos ingredientes. Otro plato clásico es la socca, una especie de crep realizado con harina de garbanzos, que combina perfectamente con ensaladas. En el Mercado de las Flores también se pueden encontrar decenas de restaurantes con terraza, ideales para degustar unos frescos mariscos recién salidos del mar.

La ciudad está dividida en dos partes, que se hacen claramente visibles en sus edificios y calles. La parte moderna de Niza se caracteriza por sus grandes avenidas, parques, jardines, zonas peatonales y también por ser la zona comercial donde se localizan las tiendas más conocidas. La parte antigua es la que tiene más encanto, con llamativas fachadas y edificios totalmente rehabilitados, guardando entre sí una curiosa armonía.

Lo que no debe perderse en Niza

La Plaza Garibaldi

Forma un gran conjunto monumental de arquitectura barroca. Está situada entre la ciudad vieja y el puerto de Niza, por lo que puede ser un buen punto de partida para la visita de la ciudad. Fue construida entre 1782 y 1784, como símbolo de la llegada de los soberanos de Cerdeña desde Turín, y era conocida como Piazza Vittorio en honor al Rey Víctor Amadeo III de Cerdeña. En el centro de la plaza hay un monumento dedicado a Garibaldi, artífice de la reunificación de Italia, construido en 1891 por Etex y Gustave Deloye.

Palacio de la Prefectura

Antiguamente, el Palacio de la Prefectura de Niza era conocido como el Palacio Real. Fue construido a principios del siglo XVII para servir de residencia a los gobernantes y príncipes de Saboya cuando pasaban temporadas en Niza. Actualmente, el edificio se utiliza como centro administrativo de la Prefectura de los Alpes Marítimos.

Ópera de Niza

La Ópera de Niza fue construida donde antiguamente se encontraba el Mercado Municipal, que quedó totalmente destruido durante un incendio en 1881. El edificio es un claro ejemplo de la arquitectura desarrollada durante el Segundo Imperio y fue inaugurado en 1885. La construcción fue llevada a cabo por el arquitecto François Aune, alumno de Gustave Eiffel. El teatro fue declarado Monumento Histórico en 1993.

Promenade des Anglais

Es un paseo que se extiende a lo largo de la bahía de Niza y es uno de los iconos más significativos de la ciudad. Fue construido en 1860 por el reverendo inglés Lewis Way y se inauguró oficialmente en 1931. Tiene una extensión de casi siete km y está separado por pequeñas islas repletas de palmeras y flores. Paseando por este lugar, se puede ver el famoso Hotel Negresco, considerado Monumento Nacional, el Museo de Bellas Artes o el Casino Ruhl, entre otros edificios. 

Basílica Notre-Dame

De estilo gótico, es la iglesia más antigua de Niza, situada en el corazón de la ciudad nueva, y construida después de que la ciudad pasara a formar parte de Francia. Su construcción, a cargo del arquitecto C. Lenormand, data de los años comprendidos entre 1864 y 1868. Posee a su vez unas maravillosas vidrieras de finales del siglo XIX, obra de C. Champigneulle. 37 bis, Avenue Jean Médecin, 06000 Nice.

niza_basilica

La Catedral de Santa Reparata

En la Place de Rossetti, una de las más animadas, se encuentra la Catedral de Santa Reparata, uno de los principales testimonios del arte barroco en la ciudad. Aquí se venera a la pequeña santa, patrona de la ciudad, que murió en Palestina en el siglo XIV y según la leyenda, su cuerpo llegó a las costas de Niza en una barca llena de flores y guiada por los ángeles.

Museos

Niza también puede presumir de dos pinacotecas de primer orden, como son el Museo Chagall y el Museo Matisse, además de un excelente museo de arte contemporáneo, el MAMAC, que de sus obras destaca la famosa lata de sopa Campbells de Andy Warhol. El Chagall y el Matisse están algo alejados del centro, pero el MAMAC está junto a la plaza Garibaldi.

Mercado de las Flores de Niza

El Mercado de las Flores es un precioso mercado situado en la parte antigua de Niza, concretamente a lo largo de Cours Saleya. Además de los puestos de flores, también se vende frutas y verduras, lo cual le da a este mercado un colorido especial. Horario: martes, jueves y viernes: 6:00 – 17:30 / miércoles y sábados: 6:00 – 18:00 / domingos y festivos: 6:00 – 13:30

niza_mercado de las flores

Rue de la Liberté

A lo largo de la Rue de la Liberté de Niza hay multitud de tiendas. Aquí se puede comprar, sobre todo, ropa, zapatos, etc. Es en esta calle donde se encuentra una de las tiendas de calzado más famosas de Francia, Arche.

Ocio y vida nocturna en Niza

La vida nocturna de Niza cubre toda la gama de sitios, desde los bares más del casco antiguo hasta las discotecas más glamurosas, donde los ricos y famosos acuden para ver y ser vistos. En resumen, hay sitios para todos los gustos en el centro de la ciudad. Las discotecas se suelen llenar en verano y durante los carnavales. Algunos de estos sitios son el Barrio Latino en 73 quai des Etats Unis, con sus ritmos latinos, y el Le Blue Boy, 9 rue Jean Baptiste Spinetta, una discoteca predominantemente gay. Subway, 19 rue Droite, ofrece un buen reggae y jazz en directo.

El Carnaval de Niza

El evento más importante de la Costa Azul en invierno, El Carnaval de Niza, uno de los carnavales más importantes del mundo que propone un programa inolvidable. En la Costa Azul, a orillas del Mediterráneo, el Carnaval de Niza adquiere tintes de un “carnaval de Río europeo”. Durante dos semanas disfrute de un ambiente festivo en la Costa Azul. La animación en todos los barrios de la ciudad es constante, con momentos culminantes en los “corsi” carnavalescos, “corsi” iluminados y las célebres batallas de flores.

Promenade des Anglais

Promenade des Anglais es una de las mejores zonas de Niza para salir por la noche. Esta zona de la ciudad tiene de todo: hoteles, restaurantes, bares, clubs, cines, teatros, etc.

Vieux Nice

La parte vieja de la ciudad de Niza ofrece una amplia variedad de bares y clubs y es una buena zona para empezar la noche. Para los que buscan una velada más relajada, aquí se puede empezar con muy buen pie cenando algo y después tomando una copa en alguno de los locales situados a lo largo de Cours Saleya.

Y para terminar, déjese unas horas para observar, apreciar… sí, siéntese en la playa y mire, sólo tiene que contemplar esa luz tan especial que tienen las ciudades mediterráneas, vivo reflejo del azul del mar Mediterraneo… no es de extrañar el nombre que recibe este litoral, la Costa Azul. Niza es una perpetua invitación al viaje.

Hasta nuestro próximo encuentro.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html