Isla de Santorini. Grecia.

Lugares 23/06/2017 Por
Un paraíso en azul y blanco.
Ver galería Santorini-4
1 / 7 - Cúpulas azules en la isla de Santorini.

Sus colores característicos, el azul y el blanco de sus casas colgadas, hacen que todo parezca impecable. Las iglesias ortodoxas inundan la zona y tienen un encanto especial, con su cúpula redonda que destaca en el horizonte. ¿Lo mejor? Entre muchas cosas, sus espectaculares e inigualables vistas.

La Isla griega de Santorini es, hoy por hoy, uno de los destinos de vacaciones más elegidos del mundo. Por ser un lugar diferente, singular, mágico y amigable. También conocida como Thira, Santorini es el destino de miles de viajeros que buscan sus típicas construcciones blancas enganchadas a las laderas de su empinada y accidentada orografía, sus vistas increíbles y la animación y el ambiente de sus bares restaurantes y discotecas. Santorini es también, la isla griega que ha servido a los fabulistas y soñadores para imaginar mitos como el de la Atlántida. Santorini es sinónimo de playas exóticas de arena volcánica, de cruceros, de calma y de tranquilidad y de aguas azules que rodean y cubren un antiguo y milenario volcán.

Santorini es un nombre de origen italiano otorgado por los mercaderes venecianos a Thira, nombre griego de esta isla cargada de historia. Con 73 km2 y 1800 habitantes censados, la isla posee el tamaño ideal para unas vacaciones de larga estancia, para un fin de semana o un puente largo. Santorini se encuentra en el extremo sur del archipiélago de las Cícladas, con lo que es posible combinar su visita con un recorrido de algunas de estas maravillosas islas. Mikonos es la más conocida, pero también se puede visitar Ios, Naxos o Paros. Al sur de Santorini se halla Creta, la gran isla griega que ofrece al viajero innumerables atracciones. Y qué decir de la Grecia continental con la monumental Atenas, cuna de la civilización occidental (que siempre recibe a los turistas con los brazos abiertos, pero de Atenas ya nos ocuparemos en otra nota) es decir, las posibilidades para un recorrido por Grecia durante una semana de vacaciones o más tiempo, o para un viaje ideal en un crucero por las islas griegas. Las opciones posibles se cuentan de a decenas y la combinación de destinos también y le puedo asegurar que no saldrá defraudado de ninguna de ellas.

La isla de Santorini, y sus islotes contiguos, son hoy el resto de la caldera de un volcán que estalló en el siglo XVII a. C. Los efectos de su erupción provocaron un desastre ecológico, climático y cultural en todo el Mediterráneo oriental. La explosión del volcán destruyó todo el centro de la isla, haciendo que su relieve actual forme una especie de media luna recortada sobre la caldera (resto del volcán) inundada, donde aún quedas pequeños islotes. Citan los libros de historia antigua que la civilización Cretense y la Minoica, en la península griega, entraron en una época de decadencia a causa del maremoto, motivo por el cual se vio arrasada la agricultura y el comercio tras la erupción del volcán de Santorini. Algunas teorías sostienen que ésta erupción fue el origen, o uno de los orígenes del mito de la Ciudad de la Atlántida, del que Platón habla en sus diálogos “Timeo y Crítias”. La Atlántida es quizá uno de los misterios más fascinantes existentes en la tierra. La Atlántida es una isla que desapareció en las profundidades del mar, que fue descrita y mencionada por primera vez en los diálogos Timeo y el Critias, del filósofo griego Platón (427 a. C. – 347 a. C.) En dichos textos Platón asegura fervientemente la existencia de la Atlántida y que uno de los motivos de su desaparición fue justamente la gran erupción de un volcán y su posterior desastre.

Santorini presenta dos lados, o dimensiones, bien diferenciados pero que se complementan y retroalimentan una con la otra; el lado A, por así llamarlo, es sosiego, reposo y tranquilidad en hoteles con magia y hechizo. Un paraíso para desenchufarse de la rutina y disfrutar a pleno de unas merecidas vacaciones. Hoy, la isla es un santuario de paz, un rincón idílico donde los turistas de todo el mundo pasan unos días alejados del mundanal ruido, si así lo desean.

Pero… la apacible y tranquila Santorini tiene su contracara al mismo tiempo, el lado B, la otra cara, no menos interesante que el lado A, ya que Santorini es uno de los lugares con más ambiente, fiesta y agitación de Grecia. No tanto como en Mykonos, pero las mismas playas se transforman a la caída del sol en lugares donde la música electrónica y el dance toman el control y hasta el amanecer la agitación es la norma. Super restaurantes, discotecas, pubs, clubs privados proporcionan al visitante con ganas de fiesta oportunidades para disfrutar de sus vacaciones sin descanso. La plaza del centro de Fira y las playas de Kamari, Perivolos y Perissa son los lugares más animados y de moda.

Lado A y/o lado B, usted elige; magia, encanto, tranquilidad, historia, naturaleza, mar azul y atardeceres de ensueño… y fiestas, música electrónica y dance hasta que salga el sol... En cualquiera de las opciones, sus vacaciones serán maravillosas y si se le ocurre unir las dos, sentirá que está en las vacaciones de su vida.

Las playas volcánicas de Santorini no son las más conocidas de Grecia, pero destacan por su diversidad, su encanto particular y el color cambiante de la arena o las piedras que las tapizan. Nombres como Perivolos, la playa Blanca, la playa Roja, Baxedes, Pori con su puerto y sus casitas de colores, son nombres que no hay que olvidar. Un entorno abrupto y duro, roca roja, blanca, negra, y el mar azul…

Santorini es una espectacular escala para decenas de cruceros turísticos de vacaciones y centenares de veleros que amarran en sus pequeñas calas, al pie de sus escarpadas laderas, en mitad del fondeadero natural formado por la caldera hundida del antiguo volcán. La multitud de visitantes de todo el mundo ha desarrollado un ambiente libre e internacional. Muchos extranjeros se han instalado en la isla y han creado pequeños comercios de artesanía, joyas, bisutería y arte. También los bares y restaurantes son numerosos, proporcionando a la noche de Santorini, ya lo hemos visto, una agitación semejante al del Mediterráneo español.

Los hoteles con encanto y de lujo comparten los lugares más espectaculares de la isla con los Beds and Breakfast y hoteles asequibles, que permiten a todos los bolsillos visitar la isla griega a pesar de su cierta exclusividad. En todo caso no tendrá ningún problema para escoger los mejores hoteles de Santorini.

No le faltarán ideas para divertirse y entretenerse durante sus vacaciones en Santorini. Si la agitación ha tomado la zona del puerto, Fira la capital se sitúa en lo alto del borde del antiguo volcán al que se accede por una de las carreteras más singulares y pintorescas de toda Europa.

El relieve escarpado y crudo proporciona a los más animados recorridos espectaculares al pie de acantilados. Uno de los más recomendables es la ruta de Imerovigli a Oia. Para los menos activos, existen autobuses y es posible alquilar coches, motos o incluso quads.

Para los que disfruten en el mar les recomiendo un pequeño crucero en goleta por la Caldera saliendo de Thirasia, Palea Kameni o Nea Kameni, o sumergirse en el mar gracias al alquiler de material de submarinismo, otra opción para los más deportistas. Sin necesidad de material, el pueblo de Armeni posee unos fondos marinos accesibles sólo con gafas de buceo. Ideal para el snorkel.

Para los gourmets, les recomendamos degustar la gastronomía local, ejemplo de las virtudes de la comida griega, en una romántica cena frente a la caldera o en el pueblo pesquero de Armeni. Regalo ideal de aniversario o boda, muchas parejas visitan la isla tras conocerse o casarse. Y también la Ruta del vino de Santorini, con sus blancos achampanados y el famoso Vinsanto, uno de los vinos con más solera del mundo.

Y finalmente para los amantes de la historia, el arte y la cultura, la visita de los yacimientos arqueológicos puede ser un contrapunto ideal entre la fiesta, la gastronomía y las playas de Santorini. Akrotiri es el principal y ha sido reabierto recientemente, pero existen otros como Vlihada, Arhea Thira, Pyrgos, Profitis Elias y Thermi.

Concebida por muchos como la joya de las islas Cícladas, se puede decir que esta isla es el paraíso. Déjese llevar y disfrute de los cinco cosas que no debe dejar de hacer en la isla de Santorini. Sin duda lo mejor de esta isla griega son sus vistas y la belleza de sus pueblos. ¿Quién se anota a pasar unos días en este lugar único?

1- Visitar la caldera en una excursión en barco.

Uno de los encantos de la isla de Santorini es su caldera. Para visitarla, hay que bajar desde Thira en teleférico o en coche hasta la zona del puerto. Una vez allí, lo llevarán en barco hasta la caldera y puede hacer un recorrido por el suelo volcánico rodeado de agua por todas partes.

Además, en algunas zonas a nivel del mar, puede bañarse en agua caliente, con si fuese un spa, debido a las altas temperaturas generadas por el volcán

2- Alojarse en un hotel con vistas a la caldera del volcán.

Si no sabes dónde alojarse en Santorini, merece la pena invertir en un hotel con encanto en la zona alta de la isla, en Imerovigli, donde podrá pasar las tardes en su terraza asomado a un balcón hecho de cristal con unas vistas espectaculares de la caldera y el mar.

3- Contemplar el maravilloso atardecer en el pueblito de Oia.

La visita a Santorini no es completa si no llega hasta un pueblecito para deleitarte con uno de los atardeceres más bonitos del mundo. Decenas de personas se juntan cada día para verlo. Elija un buen lugar y relájese, porque la imagen se le quedará grabada para siempre.

Una de las actividades más típicas de Santorini, y recomendadas por todo mundo que visitó la isla, es ver el atardecer en el pueblo de Oia. Esta zona de la isla está llena de atractivos, pero lo principal es ver como el sol cae y se pierde en el mar.

4- Disfrutar de la magia y el super ambiente de Thira, la capital de la isla.

Déjese llevar por sus estrechas calles de piedra, entre casas blancas, iglesias con cúpulas azules, hoteles boutiques, tiendas, bares y restaurantes; deténgase en una terracita, con vistas al mar, y deléitese con una ensalada Joriatiki, un Tsatsiki (con mucho yogur griego y pepinos) y beba una copa de vino blanco (hecho con uvas de Santorini) bien helado y siga caminando, respire el aroma de las santa Ritas que trepan por las paredes y piérdase entre la multitud de turistas, el ambiente cosmopolita es inigualable.

5- Bañarse en la playa de arena roja.

Sabía de la existencia de playas volcánicas de arena casi negra, pero nunca imaginé que pudiese haber playas de arena roja. ¡Daba la sensación de estar en el planeta Marte! Seguramente usted tendrá la misma sensación. La playa es pequeña y hay poco espacio para ponerse, pero merece la pena ver el color de la arena y de las paredes rocosas con esa tonalidad tan especial. Sumérjase en cristalino mar azul y disfrute. Usted está en el paraíso.

La isla de Santorini es, sin lugar a dudas, un lugar único en el mundo para disfrutar con la mirada fija en el sol que se sumerge en el mar todos los días brindando en espectáculo magnifico e irrepetible.

Hasta nuestro próximo encuentro.

Omar Magrini

www.grecotour.com/santorini

http://www.guiadegrecia.com

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html