Un bunker literario

Literatura Por
¡A leer que se acaba el mundo! Noruega construye un bunker para guardar libros esperando el fin de los tiempos.
Ver galería bunker-para-libros-en-noruega3
1 / 3 - bunker-para-libros-en-noruega3

Luego de anunciar en el año 2008 que estaba construyendo un bunker para reguardar semillas de cada una de las especies de las plantas del mundo ante un apocalypsis, el gobierno noruego anuncio la construcción de un refugio similar pero para resguardar la literatura universal más importante.

Además de ser reconocido como el país más feliz del mundo, Noruega también es una nación destacada por sus ideas innovadoras, pensadas para mejorar el futuro de la humanidad y en este caso, salvarlo en caso de que fuera necesario o preservar su cultura y especies. En el 2008, como parte de un innovador proyecto, creó un búnker de semillas conocida como “Bóveda del fin del mundo”, que tiene como objetivo proteger la biodiversidad de las especies de cultivos en caso de que suceda un desastre mundial.  

Pero el gobierno Noruego considera que no sólo debe resguardarse aquello que genere producción alimentaria y vida, sino también que mantenga en vivo la bandera cultural de la humanidad. Por eso ideo la construccción de un nuevo refugio pero esta vez para libros que se denomina “Archivo Mundial Ártico” pensado para alojar los libros más importantes del mundo, abarcando desde literatura, hasta descubrimientos científicos. La bóveda del conocimiento tendrá lugar lejos de la civilización, en el archipiélago noruego de Svalbard y será vecina del búnker anterior.

La localización no fue elegida al azar. Puesto que ambas bóvedas estarán a unos mil kilómetros del Polo Norte, esto las hace capaces de resistir terremotos, bombas y diversos desastres naturales. El “Archivo Mundial Ártico” estará situado en una mina de carbón en desuso, que cuenta con las condiciones necesarias para mantener los documentos y se encuentra lejos de cualquier zona de interés militar.

El fin de este búnker es asegurar la supervivencia de la herencia intelectual de la humanidad y para lograrlo, Noruega está trabajando con la Piql, una empresa de preservación digital dedicada a desarrollar tecnologías que permitan convertir datos digitales en analógicos.

Para almacenar de manera segura los millones de libros que tendrán lugar en el búnker, se imprimirán los datos sobre cintas de film que son resistentes a las inclemencias climáticas y que garantizan que ninguno de los datos registrados se pueda editar. Las cintas pueden durar en buen estado hasta 1000 años. 

El  “Archivo Mundial Ártico” ya cuenta con algunos de los libros más importantes del Archivo Nacional Noruego y se han sumado a la iniciativa México y Brasil, enviando sus obras más representativas e importantes. En los próximos meses, se estima que más naciones hagan su parte y envíen su acervo cultural y científico para cuidarlo ante un posible apocalipsis.

Para almacenar de manera segura los millones de libros que tendrán lugar en el búnker, se imprimirán los datos sobre cintas de film que son resistentes a las inclemencias climáticas y que garantizan que ninguno de los datos registrados se pueda editar. Las cintas pueden durar en buen estado hasta 1000 años.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html