Landrú un analista político con humor

Casi siete décadas brindando arte con sus comics, su humor gráfico y su postura en la vida, fue un referente del humor político de aguda mirada.
Ver galería landru
1 / 3 - landru

"Lo despedimos con honor y con humor, fiel a la filosofía de vida que ejerció y transmitió", se lee en el comunicado subido a la página de la Fundación Landrú, en homenaje a su muerte. 

Juan Carlos Colombre, alias Landrú fue durante más de sesenta años un referente del humor gráfico. Nacido en Buenos Aires el 19 de enero de 1923, Colombres se dedicó desde muy joven al humor gráfico, a través del cual supo reflejar una mirada política y social de la Argentina, fina y sagaz. Integrante de la misma generación constituida por otros grandes humoristas argentinos: el mendocino Quino, el cordobés Lorenzo Amengual, Guillermo Mordillo, Miguel Brascó, Copi, Lang, Oscar Conti (Oski), así como el dibujante uruguayo radicado en Buenos Aires Hermenegildo Sábat.

Landru_Jacinto-W. Landru_Gato-Clase-A

Su obra se caracteriza por una elaborada burla a ciertos modos masificados de "pensar" característicos de la sociedad argentina del siglo XX y de lo que va del presente siglo, su burla es básicamente una ironía a la vez sutil y descarnada en la cual critica a todos los niveles sociales, para ello creó una serie de personajes paradigmáticos como fueron: "Tía Vicenta", "El Señor Porcel", "El Señor Cateura", "Rogelio el hombre que pensaba demasiado" (un paranoico que representa los temores de la burguesía), "María Belén y Alejandra" y muchos otros. El humor escrito por Landrú se ve enriquecido por la erudición que lo caracterizaba, lo que le permite utilizar diversos niveles de escritura o recurrir a los arcaísmos, a esto se suma un profundo y exhaustivo conocimiento de la realidad política nacional e internacional, convirtiéndolo en casi un analista político desde el humor gráfico.

 "Landrú" recurrió muchas veces a genuinas metáforas visuales, de modo que así como representaba a J. D. Perón con una pera, luego de ser derrocado el presidente legal Arturo Umberto Illia llegó a representar inconfundiblemente a Juan Carlos Onganía con una morsa ("La Morsa" era el sobrenombre que a éste se le daba), por tal caricatura su revista Tía Vicenta fue censurada y cerrada en 1966.

Uno de los rasgos más típicos en las caricaturas gráficas de Landrú es la presencia de un gato dibujado con una amplia sonrisa y los ojos abiertos con mirada socarrona, tal gato se halla casi siempre cerca de la firma, como si el felino representara al humorista siendo testigo de un mundo absurdo al cual se observa y soporta a través del humor.

La extensa obra de Landrú, de más de 60 años de trabajo, está impresa y dispersa en los principales diarios y revistas de cada época. Entre 1945 y 2008 publicó en las revistas Don Fulgencio, Cascabel, Aquí está, Popurrí, Medio Litro, Avivato, Loco Lindo, Rico Tipo, Vea y Lea, Esto Es, Dinamita, Sucedió con la farra, Salimos, Patoruzú, Mundo Argentino, Pobre Diablo, Continente, El Hogar, Tía Vicenta, María Belén, Tío Landrú, Todo, Primera Plana, Atlántida, Gente, Somos, Para Tí, La Nación Revista, El Gráfico, Somos, Satiricón y en los diarios El Mundo, Clarín, La Nación, Ámbito Financiero y La Nueva Provincia.

A través de la fundación que lleva su apodo "Fundación Landrú" se sigue investigando y documentando todas las publicaciones por las que el humorista transitó para aumentar el acervo cultural con la obra completa.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html