Poner las manos en el fuego

Literatura 10/07/2017 Por
Una frase hoy en día en desuso o de poca "práctica"
manos en el fuego
manos en el fuego

En el más antigüo de los códigos hindúes existe una frase que dice: “Aquél a quien la llama no queme debe ser creído”.

En muchas culturas y de las más diversas, en la antigüedad, se recurría a la prueba del fuego para averiguar si el acusado de un delito grave (como la hechicería) era o no culpable.

En el reino británico por ejemplo, hacían caminar al acusado una cantidad determinada de pasos llevando en las manos un hierro candente, en la India caminaban descalzos sobre brasas de carbón, y si los acusados lograban llegar al final sin quejarse o soltar el hierro, eran declarados inocentes, sino no lo lograban el peso de la “justicia” caía sobre ellos y eran condenados a muerte.

Por eso en la actualidad la frase se emplea para determinar la veracidad de la conducta de una persona considerándola digna y de absoluta confianza.
Poner las manos en el fuego por fulano o mengano significa que el fuego no dañará las manos porque la confianza en la inocencia del implicado es total y absoluta...

Por eso mismo en la actualidad y con la perdida de valores reinantes, nadie pone las manos en el fuego por nadie.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html