GIESSO, El hacedor de loft

El arquitecto Giesso es considerado el redescubridor y refundador del barrio de San Telmo en la década del 70
tapa2.2 GIESSO
tapa2.2 GIESSO

Es difícil poner en palabras exactamente lo que hace a Osvaldo Giesso tan querible y tan mítico. “Una vez me dijeron que soy un antifuncionariomultifuncional. Ingeniero, arquitecto, eximio gourmet, operador teatral”, se autodescribía Osvaldo Giesso en la biografía del perfil de Twitter que utilizó durante unos meses en 2011.

Adriana Budich, su compañera y quien también editó el libro "Mundo Giesso" en 2011, lo puede describir con más autoridad: “Hombre-niño, que ríe, juega y danza, que experimenta el carácter insensato de la vida y no necesita ajustar el destino a la existencia… Genovés indiscutible. Construyó su casa con laberintos borgeanos como una morada, un nido para vivir, habitar, pero también para crear, compartir y alojar. El mítico Espacio Giesso, en el que añade y derriba paredes, que se metamorfosea según la ocasión, el viento del Sur, o vaya a saber qué sueño delirante”.

Para muchos fue eso; para otros, la persona que redescubrió y refundó el barrio de San Telmo en la década del 70; habrá quienes lo señalan como impulsor del concepto “lofts”; para todos, un referente de la arquitectura argentina, que dejó su firma en edificios destacados en distintos puntos de la Ciudad. 

En la esquina de Defensa y Cochabamba, la que era su casa conforma un espacio mítico de San Telmo, mezcla de galería de arte, centro cultural y teatro under a la vez. Largas escaleras, decenas de puertas, pasillo, un aljibe, una parra y una habitación completamente espejada eran parte del circuito que conformaba su universo. Eso, además de por lo menos 200 obras de arte argentino que se desplegaban en cada uno de los rincones de la construcción de 2.500 metros cuadrados. “Cuando la compré me costaba lo mismo que un lote en San Antonio de Padua, todos me decían que me había equivocado”, contaba en una entrevista que dio a Clarín en 2004.

giesso1 Mundo_Giesso_tapa

Corría el año 68 y reciclar casas antiguas no era lo más habitual. “La gente las reconstruía con material original, pero hacer eso para mí era carísimo y opté por llamar a amigos artistas y reciclar la casa con ellos”, apuntaba en referencia a figuras como el escultor Ennio Iommi o el pintor Rogelio Polesello. Decía y sostenía que los arquitectos son aburridos y tienen miedo, reacios a asumir riesgos para no perder clientes.

En 1971, Giesso, asociado con Julieta Ballvé, Luis Diego Pedreira y Juan Antonio Pérez Prado, inauguró en Cochabamba 360 una sala de teatro. Al poco tiempo abrieron las siguientes dos salas, una en la calle Estados Unidos y la otra en Carlos Calvo. En los posteriormente llamados “Teatros de San Telmo” se pudieron ver espectáculos como Expornoshock, con Ladivaverde; Orquesta de señoritas, dirigida por Jorge Petraglia; Cuplés cupletistas, con María Gondell, Dina Roth, Eleonora Noga Alberti, Música Ficta y Cuarteto Zupay, entre otros.

Aun en plena dictadura militar, el Espacio Giesso era un refugio de libertad de expresión y creatividad, y esto seguramente influyó en su nombramiento como Director General del Centro Cultural Recoleta, en 1983. A un año de asumir el mando de la nueva institución, su asistencia creció desde 25.000 a 300.000 visitantes, gracias a las propuestas innovadoras (como el “Laberinto Minujinda”) que siempre sorprendieron con su alto grado de transgresión, riesgo y originalidad.

Pasó por el Instituto Di Tella y fue el introductor del loft en la Argentina a mediados de los 80, inspirado en el trabajo que se había hecho en viejas fábricas textiles recicladas por artistas en Manhattan. Fue director del Centro Cultural Recoleta entre 1983 y 1989, época en la que el espacio llegó a convocar más de 1.200.000 visitantes por año.

Su espacio en San Telmo se convirtió en el mítico Espacio Giesso, por el que pasaron figuras como Jorge Romero Brest, Ernesto Deira, Luis Felipe Noé, Carlos Gorriarena, Alberto Heredia, Rómulo Macció, Marta Minujín, Alvaro Castagnino y Julio Ginas, entre otros. Desde allí impulsó la recuperación de las viviendas clásicas de la zona y transformó al barrio.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html