Ney Matogrosso

Entrevistas 12/08/2017 Por
ENTREVISTA SEMANAL: Gracias a la gestión de nuestro colega Márvio Dos Anjos llegamos hasta un ícono de la sexualidad brasileña de la década del 70 y logramos que respondiera un cuestionario online.
Ver galería NEY MATOGROSSO
1 / 2 - NEY MATOGROSSO

Ney de Souza Pereira, conocido como Ney Matogrosso, todavía vive con la misma ambigüedad de cuando comenzó su carrera. "Un lado me llama de una cosa, del otro me llaman de otra y yo no soy nada. Yo soy una persona liberal, quiero libertad para todo el mundo", decía el cantante antes del homenaje que se le brindó en el Teatro Municipal de Río de Janeiro en la entrega de los premios a la música brasileña. En esa ocasión Chico Buarque, Ivete Sangalo, Lenine, Pedro Luís, Alice Caymmi, Laila Garin, Karol Conka y BaianaSystem subieron al escenario para celebrar su obra, coronando un año en que Ney no paró. Ese año (en 2015) filmó dos películas, grabó un disco, estuvo de gira y sólo tenía 76 años.
Admirado por toda una nueva generación de voces que celebran la libertad del género MPB, Ney continuaba desafiando el censo común: "oigo la radio para saber lo que sucede en la música y saber para donde no tengo que ir".

¿Cómo fue recebir la noticia de que sería homenajeado este año por los Premio de la Música Brasileña?

NM: Cuando Zé (Maurício Machline, director e realizador de los premios) había hablado conmigo sobre eso hacía mucho tiempo, pero le había dicho que no quería, soy reacio a recibir homenajes, soy tímido con ese tipo de cosas, es una exposición muy grande. Después de un tiempo que pasó él me invitó a almorzar y me dijo: "Vos no querés, pero vas a ser homenajeado igual". Los Premios de la Música tienen un lado bueno y es la posibilidad de encontrarse con colegas. La única que falta, para mí, este año, es Rita Lee, ella no acepta más ir a Río de janeiro y yo comprendo su postura.

¿Por qué?

NM: Río está entregado a la propia suerte. Yo nunca tuve problemas de andar en Río, pero igual pienso dos veces antes de salir... (El desgobierno) afecta lo emocional de las personas. Nunca había escuchado un grito de “tira al ladrón” en Leblon, ahora oigo varios desde la ventana de mi cuarto.

¿Además de eso, leyó la autobiografia de Rita?

La leí en tres días y encontré que fue muy corajuda contando historias increíbles ahí.

Usted ya fue tuvo su biografía (en 1992 salió “Ney Matogrosso: un joven medio extraño”, de Denise Pires Vaz), pero se ve haciendo lo mismo que Rita, un libro de memorias?

NM: No, ya me lo pidieron eso y yo no quiero. No soy de escribir, soy de hablar. Además están haciendo otra biografía mía. El periodista Júlio Maria está trabajando en ella hace más o menos un año. Pedí para leer el libro (antes de su publicación), pero Júlio no quiere. Entonces él acarreará con las consecuencias de lo que esté escrito y reaccionaré si alguna cosa que escribió no es verdad.

¿Percibe en los shows una renovación de la platea?

NM: Comencé a percibir en los recitales de Cartola (de 2002), tenía una gente nueva que se acercaba a escucharme. Hoy veo jóvenes y me quedo tranquilo y muy feliz de haber traspasado todas las barreras y de que perciban que yo no soy una amenaza, que no soy un peligro, porque, de una manera general, las personas son "caretas" y el país está más conservador.

¿Es difícil para una persona con su posición sentirse representado politicamente?

NM: Nadie me representa políticamente. Nadie, nadie, me vio con una bandera en la mano en relación a nada. Yo defiendo la libertad individual. Nunca tuve relación con partidos políticos y nunca creí en la política partidaria. En el congreso lo que existen son facciones rivales, no partidos políticos. Tengo una mirada distante, los problemas de las personas es que se dejan envolver por los políticos. Levantan sus banderas y es un derecho que los artistas tienen, pero de lo cual yo no participo. Tengo una postura crítica y no me dejo envolver por aquello en lo que no creo.

¿Cuáles son las novedades musicales que está preparando ahora?

NM: No estoy pesando en lanzar nada, sin embargo tengo muchos temas inéditos guardados. Pero estoy queriendo hacer una trabajo con canciones que grabé pero que nunca más canté, como por ejemplo "Corazón civil" (de Milton Nascimento e Fernando Brant), "O que será" (de Chico Buarque) y otras que pretendo que sean las aperturas de los recitales. Canciones que son políticas pero no son partidarias.

¿Últimamente, tiene la misma energía para hacer disco como antes?

NM: El disco para mí es una carta de presentación para los recitales pero no es mi objetivo. Ame gusta tocar en vivo.

¿Y las reacciones del público en sus shows continúan siendo intensas, extremas, lso espectadores lo agarran y besan?

NM: Me gusta cuando agarran mis piernas, pero no que me impidan caminar. Me siento en el borde de una escalera y canto una canción que dice "besame"... ¿voy a reclamar que las personas vengan y me besen y me agarren? La única cosa que no pueden es subir en el escenario. El escenario es mío. Cuando Las personas suben en la escalera yo les pido que desciendan porque es peligroso. Pero si yo me próximo a ellas, pueden hacer lo que quieran.

¿Cómo la espiritualidad afecta su personalidad?

NM: El espíritu independiente de la religión a decir verdad es exactamente ese espíritu que las religiones quieren tomar por eso es que ellas no dan el salto de un gato. Porque quieren mantener el control sobre las personas, cuando, en realidad las personas son independientes. El espíritu y la conexión con algo espiritual es independiente de cualquier iglesia.

¿Usted cree que lo mismo sucede en el ámbito de la política? ¿El partidismo intenta domar ese espíritu?

NM: Sí. La palabra-clave para todo eso — Iglesia, política etc. — es dominio, control.

¿El descubrieminto de su sexualidad fue en el momento en que se permitió estar libre de cualquier control social?

NM: Cree que vino antes que eso. Soy el resultado de tener un padre militar represor y en aquella época dije “Conmigo no, viejo” Y el resto es la consecuencia, pero no coloco ese hecho como lo más importante de mi vida. Soy más que eso. — o por lo menos pretendo ser más que un hombre homosexual. Tengo la libertad y me doy el derecho de expresar eso. Y homosexual es una palabra tergiversada. Antes, era usada para hombres muy sexualizados, con mucho fuego. No sé lo que hubo en el medio del camino para que cambiara.

Cuarenta años después de "Secos & Molhados", la gente llega a un momento de la música brasileña en la que los artistas no esconden su sexualidad, y eso abrió una discusión enorme sobre la cuestión del género. ¿Usted se reconoce en el trabajo de esos artistas?

NM: Reconocerme, no, porque ellos son ellos. Porque la verdad el que derribo la puerta fui yo. el resto es la consecuencia, por eso no espero que nadie venga a darme palmadas. No hice nada más que atender la necesidad de abrir una mentalidad muy cerrada y atrasada. Entonces lo hice por motivos propios, lo que vino después yo creía que tenía que haber sucedido antes. Ahora la consecuencia de mi acto es que me veo en las personas. Yo tenía en Cazuza, por ejemplo, el sentido de enfrentamiento. Él enfrentó escupió la bandera de Brasil, la pisó, bailó encima de ella, y eso es un tipo de cosas que debo haber influenciado en ellos. Yo decía por entonces: "no se conformen en verme, sean ustedes, todo el mundo puede ser lo que quiere".

Usted comenzó la carrera con 31 años. ¿Cómo cree que sería si hubiera empezado una década antes?

NM: Tal vez si hubiese creído en el éxito hubiese perturbado mi cabeza. Cuando vi el ruido de "Secos & Molhados", pensaba: “Todo bien, eso no va a transformar en otra persona”. Yo ya vivía solo por mi cuenta desde los 17 años, me fui de casa para vivir mi vida de forma independiente — mal o bien, con o sin dinero. Fui un hippie, no se olvide de eso. Fue un movimiento muy importante, creíamos que cambiaríamos al mundo para mejor.

¿Ese esfuerzo fue en vano?

NM: El rumbo fue desviado. El sistema transformó todo en moda, pero dentro de mí tengo los mismo anhelos e ideales. Quiero ver un mundo mejor quiero ver al pueblo bien tratado, satisfecho bonito, alimentado, educado, civilizado. Aquí en el Brasil vemos lo opuesto. Tenemos que salir de esa miseria en la que se vive.

¿En qué cree?

NM: Pasé 20 años estudiando teosofía y sé que hay vida fuera del planeta tierra. Es algo ridículo creer que el ser humano es el ápice de la creación. Que triste sería ese creador. Entonces creo que existe gente más evolucionada que nosotros y los gobiernos saben que existen solo que no admiten porque sería desmoralizador y perderían el control de la situación.

Disfrute de un fragmento del show que Ney brindó en Buenos Aires en mayo de 2017

Com colaboración de Márvio dos Anjos y Silvio Essinger para Oglobo.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html