Merlys Corpas: “Mi mejor manera de entender, es dibujando”

Entrevistas Por
Entrevista SEMANAL. Reconocida por el uso intenso de los colores y por su variedad de estilos plasmados en sus obras, Merlys Corpas, sostuvo una entrevista on line abriéndonos las puertas de su vida dejando fluir un vínculo entre su arte y nosotros.
Ver galería pinturas blanco y negro_web
1 / 4 - pinturas blanco y negro_web

Sus obras, expuestas en Europa y Estados Unidos, hoy forman parte de colecciones privadas y la dejan proyectar sus sueños para seguir viviendo de lo que tanto ama.

¿Cómo llegó la pintura a tu vida?

MC: Desde niña sentí “esa” necesidad. Todo el tiempo pensaba en pintar. Recuerdo que para entender las clases tenía que dibujar. Siempre me cuidaba de que el maestro no viera lo que hacía porque tomaba muy pocos apuntes, sólo escuchaba y mi mejor manera de entender, era dibujando. Algo que aún hoy conservo porque para concentrarme en algún evento donde haya un conferencista, la única manera que tengo de escuchar lo que dicen es dibujando. Si miro a la persona, al pasar un rato, mi cerebro solo, empieza a ver formas.
Las personas ven paisajes y contemplan su belleza. A mí me sucede lo mismo al principio, salvo que cuando pasan unos minutos, empiezo a descubrir rostros entre las hojas, niños bailando en el paisaje, personas en cualquier movimiento… Desde niña me sucedía lo mismo, la realidad es que a esto nunca lo vi como algo raro sino como mi forma de ver el mundo.

¿Tus padres y familia apoyaron este don o cualidad que habitaba en vos? Ellos también lo poseían y te lo inculcaban?

MC: De alguna manera si… Mi padre fue cantante del coro de Holguin un pueblito cerca de donde nací: Santa Lucía. Casi todos sus hermanos gustaban de la música. Tengo un tío saxofonista que estudió en Cuba. El arte ya venía por este lado de la familia. Yo toco el piano y estudié guitarra. Tengo compuestos muchos temas instrumentales, pero por ahora no me dedico a la música aunque acuno proyectos en mente.

¿Con qué expresión artística sentís que te expresas con mayor intensidad o te es indistinto una u otra acorde a las circunstancias?

MC:Me encanta escribir, esto vino a la par de la pintura, y ambas me fascinan, sólo hay una cosa, la pintura me eleva más, es algo espiritual que sale de mí sin buscarlo, es energía viva. Al escribir, a veces siento un motor que no para y salen cosas, que me asombran, pero pienso que lo mío es ver una obra terminada…. ¡Y eso me sucede con la pintura!

¿En tu familia han seguido tus pasos artísticos?

MC: Tengo una sobrina, que creo ha heredado muchas cosas mías, pero es ella la que tiene que decidir… Por ahora, le ayudo a hacer sus bocetos para sus clases de arte y le enseño algunas técnicas. ¡Y ella feliz! Sólo espero que decida estudiar lo que la haga dichosa.

Tenes la fortuna de vivir del arte que creas... ¿Qué sentís por poder vivir de lo que te apasiona y te permite expresar con tanta excelencia?

MC: He tenido trabajos variados. Trabajé como artista muralista, de una empresa llamada Deco Production, también fui productora de televisión de Telemundo con el programa de la Dra. Ana María Polo en “Caso Cerrado”. Actualmente vivo del arte, gracias a Dios. Aunque vivir del arte es duro porque no todos los días encuentras a alguien que quiera pagar el precio que pones a tus obras. Pero si, ya puedo decir que vivo de mi dedicación, de mi esfuerzo, de saberme levantar, de no dejarme caer, de creer en mí, y en ese ser supremo que me inspira. Me considero empírica y lo soy.

Has hecho muchas exposiciones… ¿Cuáles fueron para vos las más significativas?

MC: He tenido muchas exhibiciones en Miami, en New York, en Los Ángeles, en Canadá y en España. Pero España tiene un lugar especial… ¡fue donde expuse primero! Viví en Málaga y allí fue donde por primera vez empecé a tomar en serio el arte. Igualmente, la exposición que más reconocimiento me ha dado en la vida fue una que hice en el Coral Gables. La hizo una persona muy influyente y reconocida en los medios artísticos en Miami, la Sra Connie Codina. Ese día, vendí todo a una empresaria coleccionista de arte, llamada Tania Fung, que actualmente vive en Texas. Me
compró todas mis obras, demás está decirte, que le agradezco todavía su admiración y respeto por mi trabajo. Tanto como agradezco el apoyo de Connie Codina que es una mujer admirable como persona y que fue mi representante por muchos años.
¿Entonces en España iniciaste un camino de mayor formación profesional?
Tenía 20 años cuando pisé suelo español y mi tío me presenta una amiga de la infancia, una pintora muy reconocida en Málaga, María Antonia Conejo quien venía de una casta de pintores impresionantes. Ella tenía una academia de pintura y al ver mi interés ofreció ayudarme y así empecé a estudiar aunque ese ojo artístico ya venía conmigo. 
Más tarde, cuando llegué a Miami tenía 26 años y me contacté con un pintor muy reconocido cubano de apellido Ferrer, alumno de Wilfredo Lam, quien recuerdo que me preguntó: ¿Tú sabes pintar? Le dije: “ creo que un poquito” y cuando llegue a su casa y le mostré mis cuadros, me dijo: “¿Un poquito? Tu sabes pintar y esos cuadros están muy bien hechos… ¿Qué es lo que yo te puedo ensenar?” y se rió.
Simplemente le respondí que quería que un crítico se pare delante de mi obra y sepa lo que quiero decir. Y con soltura el dijo: “Ok, es fácil”. La verdad, era fácil para él, para mi sigue siendo un dilema, porque a veces pinto cosas que no tengo ni idea. Simplemente salen porque sé que interiormente estoy pensando en ello, pero ese objetivo artístico que muchos artistas tienen, a mí me cuesta aceptarlo, por ello mantengo lo que siempre digo: “Sin Dios no podría pintar ni una carita feliz”.
Igualmente no quiero que se confunda, el honor que le doy como el de alguien fanática porque creo en Dios pero no en las religiones y detesto ese mundo mentiroso que habla de Dios engañando al hombre.

¿Cómo describirías tu pintura?

MC: Desde que empecé a la actualidad he pasado desde el surrealismo, el cubismo, figurativo, abstracto, barroco, creo que no hay una de estas tendencia que no haya recorrido… También he sido muchas veces criticada por no mantener un estilo.
Y ante esa crítica me pregunto: ¿Qué es lo genial de pintar siempre igual?, ¿Por qué me tengo que casar con un estilo o un color para que las personas sepan que el cuadro es mío?
Puedo mantener un estilo pero siempre soy yo la que no quiere pintar mas de “esa” o “esta” manera, porque esto me esclaviza, y yo me libero de ello cuando no oigo a nadie, cuando soy yo, cuando pinto lo que me sale del alma por así decirlo. Aunque considero que mi pintura es abstracta figurativa, y a veces muy barroca.

¿Hacia donde te proyectas en un futuro con tu vocación artística?

MC: Quiero poder seguir viviendo de lo que hago, no hay nada mejor en la vida, que amar tu trabajo, y yo lo amo y además vivir de ello.

¿Qué mensaje le trasmitirías a los jóvenes que están iniciándose en el mundo artístico y que ven con cierta desesperanza el poder desarrollarse en el medio?

MC: Todo lo que uno desea en la vida, siempre lleva dedicación y mucho tiempo, en aras de un sueño. Cuando tienes esa fuerza que te hace soñar por años estás frente a una pasión verdadera. Las ganas de hacer algo que no se van, quieras o no quieras, ésas son las fuerzas que te hacen levantarte en la vida y las que cada uno debe escuchar. Les diría a todos: “Tus sueños son tuyos y nadie puede venir a quitarte tus esperanzas. Los demás te ven desde afuera y tu eres el que te vives por dentro y conoces hasta donde puedes llegar… sólo enfócate en lo que quieres, y no dejes que nadie trate de cambiar tu pensamiento ni tus aspiraciones, hay pocos que lo tienen todo en la mano y un sueño que no se aparta de ti, ya es un 75 % para dar sus frutos”

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html