La importancia de los cultivos infrautilizados

Humanidades Por
La Organización para la agricultura y alimentación de la ONU estima que alrededor de 7 000 especies de plantas se han cultivado o consumido como alimento a lo largo de la historia y están desapareciendo.
Ver galería cultivos2
1 / 2 - cultivos2

El rescate de cultivos infrautilizados es un tema que toca varios objetivos que de cumplirse se erradicaría un gran flagelo: el hambre.

1.Incrementar la producción de la agricultura, de las actividades forestales y de la pesca. 2. Erradicar la inseguridad alimentaria, 3. Mejorar la calidad y el equilibrio del consumo de alimentos y la nutrición. 4. Mejorar los medios de subsistencia de las poblaciones rurales. 5. Garantizar sistemas alimentarios y agrícolas más integradores. 6. Reforzar los mecanismos de gobernanza a fin de satisfacer las necesidades de los sistemas alimentarios, agrícolas, forestales y pesqueros en los planos nacional, regional y mundial.

Este pequeño listado de objetivos es el que le otorga al rescate de cultivos una gran relevancia para lograrlos. Hacerlo es de gran importancia para que nuestras sociedades puedan afrontar los desafíos agrícolas y alimentarios de las próximas décadas.
Para lograrlo, también debemos mirar hacia los ámbitos de la producción y el consumo de forma conjunta y no de forma aislada como productores o consumidores. Hoy en día es más acuciante que nunca la necesidad de conservar las especies olvidadas e infrautilizadas para que no se pierdan y de mejorar los cultivos tradicionales, que son importantes para mantener la diversidad de las culturas y el estado nutricional de los pueblos. Las instituciones internacionales y nacionales tienen la capacidad para investigar sobre su mejor desarrollo y necesitamos aunar esfuerzos intercambiando información y experiencias para utilizar los recursos limitados de una forma más eficiente. De igual forma, no podemos olvidar la importancia de una dieta sostenible. En este caso, la palabra sostenible se refiere al modo en que se produce y se consume el alimento.

Las Naciones Unidas disponen de distintas políticas e instrumentos internacionales para la conservación y para el uso sostenible de los cultivos infrautilizados. La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, siglas de Food and Agriculture Organization)), el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura y el Convenio de Diversidad Biológica son los foros principales en ese sentido. A través de la Comisión intergubernamental sobre recursos genéticos, la FAO trabaja hoy en la preparación del primer Informe del Estado Mundial de la Biodiversidad para la Agricultura y la Alimentación. El documento analizará el estado y las tendencias de la conservación y el uso no sólo de los cultivos infrautilizados sino también de las especies de interés para la ganadería, pesca y acuicultura sostenible.
Con ocasión de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible Río +20 tuve ocasión de participar en la Mesa Redonda de Alto Nivel del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura. Entre las medidas prioritarias que se adoptaron y que tienen importancia para el tema que nos ocupa en esta publicación, quisiera destacar la importancia de generar mayor conciencia del valor efectivo y potencial que tienen para la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible las especies infrautilizadas de importancia local y regional. También la necesidad de estudiar la posibilidad de ampliar la lista de cultivos contenida en el Anexo I del Tratado. Así también se podría facilitar el intercambio, la investigación y el reparto justo y equitativo de los beneficios derivados de los cultivos infrautilizados u olvidados. Por último, quiero reiterar la conveniencia de facilitar un nuevo diálogo, dando el peso que merece a la sociedad civil a fin de completar la gobernanza de todos los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura en el marco del Tratado, que necesariamente tendrá que tratar en profundidad los cultivos infrautilizados u olvidados.

Garantizar la seguridad alimentaria de hoy y de mañana pasa por revalorizar el pasado. En muchos casos, el futuro fue sembrado hace miles de años, como en el caso de la quinua, cuyo potencial para contribuir a la seguridad alimentaria mundial celebramos en 2013 con el Año Internacional de la Quinua. Cultivada por los pueblos andinos de América del Sur, la quinua es el único cereal que contiene todos los aminoácidos que el ser humano necesita. Además, se adapta bien a todas las altitudes donde se cultivan especies, desde el nivel del mar hasta el altiplano andino. Por razones mercantilistas fáciles de explicar, los mercados globales se fueron concentrando en el comercio de unas pocas materias primas, denominadas “commodities” alimentarias, dejando infrautilizados a los alimentos cultivados a escala local. El considerado “superalimento andino” es sólo un ejemplo de la importancia de la recuperación y revalorización de los cultivos olvidados como parte central de la respuesta a los desafíos relacionados con la sostenibilidad y el alza y volatilidad de los precios internacionales de los alimentos.

Por poner un ejemplo concreto, la FAO está en contacto con los ministerios de Agricultura de Perú para garantizar la disponibilidad de semillas seleccionadas para que puedan ser probados en los países interesados en introducir los cultivos. La Organización también está asociada a la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (EMBRAPA), un prestigioso centro de investigación agrícola tropical que fue clave en el éxito del programa de Brasil para reducir drásticamente el hambre, centrando la investigación en los cultivos producidos por pequeños agricultores que aumentaron el suministro local de alimentos en diferentes condiciones geográficas y climáticas.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html