Después de 15 años Hermeto Pascoal edita un nuevo disco

Desde el año 2002 que el músico brasileño, de 81 años, con su banda no sacaban un trabajo nuevo.
hermeto pascoal
hermeto pascoal

El álbum “No mundo dos sons” de Hermeto Pascoal & Grupo, marca el retorno a los estudios de la banda después de 15 años de silencio. El lanzamiento anterior había sido “Mundo verde esperança” La pregunta es simple ¿por qué la demora? Y la respuesta pasa per los mil proyectos (discos con otras formaciones y recitales en vivo), pero el raciocinio de Hermeto sigue los mismos caminos imprevisibles de su música.

La respuesta del músico fue "estuve sin grabar con el grupo para darle tiempo al público y a la prensa de Brasil y del mundo inteiro por los trabajos que ya estaban editados. Si yo grabo uno encima de otro se superponen. Y quiero que el disco tenga éxito. Esa música que hago, universal, es conceptuada como elitista o hermética por algunos, pero creo que es sólo porque mi nombre es Hermeto. Ella puede ser superpopularizada. Donde toco está siempre repleto. En fin, no fue porque quise demorar, ni porque no quise".

La producción ininterrumpida de Hermeto, a los 81 años, no permitió que el disco llegase solo en este segundo semestre. Además del recital que hará en Blue Note con el guitarrista Heraldo do Monte —marcando el reencuentro histórico de los fundadores del Quarteto Novo—, tiene dos discos en el horno. Uno de ellos es “Hermeto Pascoal & Big Band”, un proyecto aprobado por el sello discográfico Natura Musical. El otro es “Viajando com o som”, disco grabado en dos días de 1976 en el estúdio paulista Vice Versa, de Rogério Duprat, y que se creía perdido desde entonces. Reencontrado y restaurado, el disco saldrá en noviembre por la grabadora británica Far Out.

“No mundo dos sons” fue todo producido a partir de la intimidad musical de Hermeto con los músicos Itiberê Zwarg (bajo), Fabio Pascoal (su hijo, en la percusión), André Marques (piano y teclado), Ajurinã Zwarg (batería) y Jota P. Juntos viajaran en torno de las ideas del maestro, compositor y arreglador de las 17 pistas.

"En este trabajo toco pocas veces. No actúo mucho como instrumentista porque justamente quiero que las personas presten atención a mi lado de arreglador y compositor de los cuales poca gente habla". dijo Hermeto.

El músico dispersa homenajes por todo el disco. Casi todos los temas hacen referencia a alguien o a algún lugar —cuyo estilo o espíritu es evocado en la música: “Um abraço Chick Corea”, “Viva Edu Lobo!”, “Carlos Malta tupizando”, “Viva Piazzolla!”, “Para Tom Jobim”, “Salve, Pernambuco percussão!”... Pero él cuenta que no hizo la música pensando en los homenajeados.

En medio de muchos amigos recordados, el tributo más profundo y tal vez el más bonito está en el tema “Rafael amor eterno”, hecho para su bisnieto, muerto a los escasos tres años. En determinado momento, se escucha una grabación de la voz del pequeño.

En el disco, Hermeto reproduce en “Som da aura” la experiencia que creó en la década de 1980, de extraer melodías de las conversaciones. Esta vez, usando frases diCHas por los músicos del Grupo, al respecto Hermeto dijo "Cree el "som da aura" porque quería probar en práctica. Es el verdadero cantar del ser humano. Tiene los pajaritos allá encima, los sapos, los caballos... Y tiene el pueblo, la gente, nosotros. Todos cantamos, toda voz tiene una melodía. Si yo no hubiese nacido músico hubiera nacido música".

Fuente Oglobo.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html