Antígona, en versión libre de Watanabe

Una tragedia con versión libre del peruano José Watanabe, cumple más de una década en escena y se la presentamos completa para ver desde aquí. Si no puede ir al teatro, EL APICE se lo lleva a su casa.
Ver galería antigona2
1 / 2 - antigona2

En una versión muy particular de Antígona, la tragedia de Sófocles, escrita por el poeta peruano José Watanabe, sube a escena la joven actriz Ana Yovino que tendrá a su cargo la composición de los cinco personajes de esta versión libre, dirigida por Carlos Ianni.

"Es un espectáculo en el que tengo que conectarme con la platea, narrarle la historia, mirar la cara de la gente y eso no es fácil, al principio me daba terror. Los ensayos con público fueron un buen entrenamiento", explica la actriz y al explicar que la versión está escrita en forma de poesía; los versos son libres y sin rima. "El riesgo era caer en el recitado, pero por suerte, pude evitarlo".

Por su cuerpo y por su voz pasan cinco personajes a lo largo de la hora de función: la narradora, Antígona, Creonte, Tiresias y el guardia. Con el mismo vestuario y apelando a cambios de actitud corporal y de tonos de voz, logra interpretar a todos. "Es un juego muy interesante, porque me tengo que debatir conmigo misma. Hay un diálogo entre Creonte y Antígona. Cuando hago de Creonte, tengo todos los fundamentos para decirle a Antígona por qué dejé a Polinices sin sepultura. Y Antígona le responde que ella nació para amar, y ahí esgrimo argumentos contrarios", repasa.

Antígona es un clásico del griego Sófocles que trata de la Hija de Edipo y de Yocasta, hermana de Eteócles, Polínice e Ismene. Es una de las figuras más relevantes del teatro griego. Corresponde a los mitos del ciclo tebano. Después de la muerte en exilio de su padre ciego, a quien no ha abandonado un solo instante, Antígona regresa a Tebas, donde trata de evitar la guerra entre sus dos hermanos Polínice y Eteócles. El primero, además primogénitos, a decidido reivindicar su derecho al trono de Tebas, contra quien lanza su ejército de argivos. A cada uno de los siete príncipes que mandaban los soldados, había encomendado Polínice el asalto de una de las puertas de la ciudad. La que le correspondió a sí mismo estaba guardada por su propio hermano Eteócles, y en la lucha entre ambos se ensartaron con sus lanzas dándose simultánea muerte, siendo ésta la causa de que los argivos, perdido su caudillo, se dispersasen, huyendo durante la noche. En Tebas, muerto Eteócles, se alza en el trono Creonte, tío de los dos hermanos fallecidos quien, como héroe defensor de la ciudad, se le tributen exequias reales, y a Polínice, en castigo por su insurrección, se le deje insepulto, para que sea pasto de perros y de aves de rapiña, lo que, para los griegos, suponía un terrible sacrilegio, ya que al negar sepultura suponía la imposibilidad de descanso eterno en el Hades.
Ni al peor de los enemigos se le negaba esta gracia. Antígona se rebela contra la orden de Creonte y resuelve no acatarla. Cuando llega la noche se dirige al sitio donde se halla el cuerpo sin vida de su hermano y echa puñados de tierra sobre el abandonado cadáver y vierte en su honor unas libaciones. Descubierta por unos soldados, Antígona es llevada a presencia de Creonte, quien dispone que se cumpla la ley, lo que significa que Antígona es condenada a ser enterrada viva en una cueva. Antígona para sustraerse al lento suplicio, se ahorca con su ceñidor. Hemón, hijo de Creonte, que la amaba, se dio muerte al saber de la terrible sentencia y posterior actuación de su amada.

Ficha técnica

De José Watanabe
Versión libre de la tragedia de Sófocles
Con Ana Yovino
Fotos: Soledad Ianni
Diseño cartel: Agustín Calviño
Musicalización y diseño de luces: Carlos Ianni
Escenografía y vestuario: Solange Krasinsky
Asistente: Soledad Ianni
Dirección: Carlos Ianni

Si no puede ir al teatro, EL APICE se lo lleva a su casa.


Funciones: desde el 13 de octubre los viernes a las 20 h en el Celcit Moreno 431

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html