Adiós a un gran escultor mapuche

Fue en un accidente de transito donde el conocido escultor mapuche Ildefonso Quilempán dejó su vida, pero es en sus esculturas donde dejó su espíritu.
Ver galería idelfonso quilempan
1 / 3 - idelfonso quilempan

El artista Ildefonso Quilempán habría perdido el control de su vehículo en la ruta que une Carahue con la localidad de Puerto Domínguez y encontró a la muerte en el acto.

Ildefonso Quilempán era un reconocido escultor y ebanista oriundo de Puerto Saavedra, descendiente de Mapuche que revitalizaba el espíritu de sus ancestros en sus obras. Muchas de ellas están en la plaza Pedro de Valdivia de dicha comuna y también en distintas comunas de La Araucanía. A la vez, es el artista detrás de la escultura dedicada a las “palomitas” de Laraquete. 

En la Plaza de Armas de Nueva Imperial desde el año 2012 se pueden encontrar cuatro esculturas de madera que representan distintos momentos de la cultura mapuche, obras del escultor Ildefonso Quilempan Astorga. La principal obra escultorica es una representación del lonko Juan Luis Huenul, custodio de las tierras del Traitraico, primer lonko de las familias asentadas en este territorio, y quien fuera el mediador en la entrega de las tierras que con los años dieron vida a la comuna de Nueva Imperial. Las otras tres creaciones de Quilempan son la representación de la mitología mapuche del enfrentamiento de las fuerzas de la naturaleza con las serpientes Kai Kai y Txeng Txeng; la mujer mapuche, mediadora entre los ancestros y la naturaleza, y Choike Purrun, danza mágico-religiosa del Pueblo Mapuche que representa movimientos de pájaros del medio natural.
Para conocer mejor la obra del artista es necesario conocer al hombre y aquí le transcribimos unas preguntas de una entrevista que le hicieran con motivo de recibir el premio  Toki de Plata, que es un premio creado por la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena.

—¿Cómo y cuándo empezó a desarrollar la escultura en madera?

—Este es un don que Dios trazó en mi vida. Desde niño, en el colegio, me destaqué en las artes manuales, pero a partir del año 2000 me empecé a dedicar de lleno a la escultura, realizando al principio pequeños trabajos, hasta llegar actualmente a efectuar gigantografías, como las que tengo exhibiendo actualmente en Puerto Domínguez.

—¿Cuál es el motivo central de sus esculturas?

—Estoy trabajando actualmente el realismo escultural, principalmente a través de figuras autóctonas de la historia del pueblo mapuche. En mis obras me interesa contar historias a través de las figuras que hago, con personajes y leyendas relevantes.

—¿Cómo fue la experiencia de haber sido nominado y posteriormente ganar el premio Toki de Plata?

—Fue algo sumamente importante, y que por supuesto no me esperaba. Cuando llegué a la ceremonia de premiación, algo me hacía pensar que éste sería un momento especial en mi vida y que el destino tenía preparado algo para mí. Luego me dicen que era el ganador de la categoría joven emprendedor y simplemente no lo podía creer, fue algo sumamente maravilloso.

Te puede interesar

google-site-verification: google5fe333d7a5080da2.html